Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 12 de Septiembre

No se puede amar lo que no se conoce… esta es parte de nuestra inmensa y brillante historia…

1971 –Durante el mes de agosto he repasado una buena racha de triunfos que tuvo Independiente al comenzar la segunda rueda del Metropolitano 1971, racha que tuvo en el “Tano” Dante Mírcoli a la figura destacada, anotando goles tres fechas seguidas disputadas en tan solo una semana, más el gran “Pato” José Omar Pastoriza aportando también goles, y el destacado triunfo frente a Vélez, serio competidor al título.

Pero luego de todo eso tan bueno, las cosas se complicaron para las aspiraciones del Rojo. Se empató con Estudiantes de La Plata en la fecha 29, cayó en la 30 frente a Newell´s en Rosario, luego en la fecha 32 fue empate frente a River que también tuvo efeméride, ya que ese día debutó el “Negro” Rubén Galván, después de eso llegó un triunfo frente a Chacarita en un partido pendiente de la fecha 31, y quedó libre en la fecha 33.

Así llegamos a la jornada 34 del campeonato, un día como hoy, cuando se recibía a un San Lorenzo que estaba en la cima de la tabla y era serio competidor al título, con la extrema necesidad de lograr una victoria de local. Independiente no falló, porque a los 60 minutos y gracias a un golazo media vuelta con zurda del “MenchoAgustín Balbuena, se logró una importante victoria por 1 a 0 que le sacaba la punta al equipo de Boedo y dejaba al Rojo como único líder.

A pesar de eso, se necesitaría seguir ganando por lo reñida que era la lucha en la punta de la tabla, y el equipo no defraudó, ganaría en la 35 a Banfield por 2 a 0, luego en la 36 a Ferro por 3 a 0 (en las tres victorias hizo goles Balbuena).

En la 37, anteúltima fecha, Argentinos Juniors le gana a Independiente poniendo en peligro el título, que se definiría recién en la última jornada de forma muy apasionante, que ya repasaré a principios de octubre.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

2015 – Por la fecha 24 del Campeonato de Primera División 2015, se disputa un nuevo clásico de Avellaneda en el Estadio Libertadores de América, colmado en exceso por más de 45 mil hinchas de Independiente.

Aquel día el equipo del Rojo fue:  Diego Rodríguez;  Gustavo Toledo,  Hernán Pellerano,  Víctor Cuesta  y  Nicolás Tagliafico abajo;  Martín Benítez,  Jesús Méndez (86’  Julián Vitale),  Jorge Ortíz  y  Juan Trejo (67’ Matías Pisano) al medio;  Diego Vera  y  Lucas Albertengo (56’ Juan Lucero) en ataque, dirigidos por Mauricio Pellegrino.  Mientras que Diego Cocca puso éste equipo para Racing: Saja; Díaz (53’  Camacho), Lollo, Sánchez y Grimi; Noir (78’  Pavone), Cerro, Aued (70’  Romero) y Acuña;  Bou y Milito.

Lo que ocurrió ese día fue uno de los bailes futbolísticos más grande de los últimos tiempos en el clásico de barrio, porque Independiente humilló a Racing, lo pasó por arriba, lo venció en todos y cada uno de los aspectos que se puedan analizar, física, futbolística y mentalmente fue superior de principio a fin.

En apenas un minuto de juego se empezó a materializar lo que digo, no en el marcador, pero Jorge Ortíz remató avisando la intensión ofensiva de Independiente, mientras que Sebastián Saja ya tenía una mala salida. A los 10 minutos avisa de nuevo el local con un buen remate de lejos de Martín Benítez, que se fue cerca, y para esas alturas ya parecía que a los jugadores de Racing le quemaba la pelota en los pies, sin mostrar una actitud acorde al partido.

A los 31 minutos Diego Vera mete un buen pase para Nicolás Tagliafico por izquierda, el lateral llega al fondo y la mete por abajo al área, donde entra Benítez que por muy poco no la manda a la red. Y apenas un minuto después de eso llegó el merecido premio para el Rojo. Pase desde mitad de cancha de Jesús Méndez para Benítez, que de primera descarga con Diego Vera, “Viruta” toca hacia la derecha para Gustavo Toledo que llegaba desde atrás a pura velocidad. El lateral derecho la mete de primera al área, y Martín Benítez le gana a su marca y define directo a la red ante todo un Racing estático. Gran jugada para un bonito gol.

Casi de forma inmediata la visita se quedaría con 10 jugadores, porque a los 34 minutos se va expulsado Marcos Acuña, ya que a pocos metros del árbitro le tiró un codazo a Jesús Méndez, que si bien no impactó de lleno, fue evidente en la intención, por lo cual vio correctamente la tarjeta roja. De allí hasta terminar la primera etapa, fue todo del local, que si bien no generó demasiado peligro, mantenía superioridad en todas las líneas.

El segundo tiempo se presentó en la misma tonalidad que el primero, siempre Independiente superior a su rival. Martín Benítez pudo ampliar a los 58 minutos, con un gran remate que tapó Saja primero y el travesaño después. A los 69 llegó otro buen disparo de Benítez que también pudo despejar el arquero. Así llegamos a los 81 minutos, cuando hay tiro libre para Independiente y lo ejecuta el que ya era figura de la cancha, Jesús Méndez, quien de forma maravillosa le pega a la pelota con efecto y la cuelga del ángulo izquierdo de Saja. Un golazo bárbaro de Jesús, que en su festejo no pudo evitar emocionarse hasta el llanto, motivado por todo el sufrimiento que significó para el jugador la pérdida de su hermano. Un tiempo después, Jesús llegó a declarar que pasaba mucho tiempo llorando al finalizar los partidos.

Al partido solo le quedó tiempo para más baile, para que el Rojo se floree, y también para un tercer gol a los 85, cuando Jorge Ortíz mete un centro y Diego Vera conecta de cabeza, señalando el 3 a 0 final. Delirio y fiesta total en las tribunas, y dentro del campo lo dicho, una supremacía de Independiente en cada aspecto, jugando en gran nivel principalmente su línea de fondo y su mediocampo, con Jesús Méndez como figura absoluta del cotejo, yéndose ovacionado cuando lo sustituyeron.

Como datos de color, decir que Independiente llegaba a 14 años sin perder el clásico en su cancha, desde el Clausura 2001 (perdió haciendo de local en Lanús en 2004). Y por otra parte, llegaba a los 23 partidos de diferencia a favor en el historial, la máxima diferencia en la historia del clásico de Avellaneda.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

Les dejo el video resumen del gran partido:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

2017 – Un día como hoy se dio el partido más dramático de la Copa Sudamericana 2017, un encuentro que tuvo todos los ingredientes posibles para detener el corazón de los hinchas de ambos equipos, y para captar la atención de todo hincha del fútbol en sus casas.

Se trató del enfrentamiento entre Independiente y Atlético Tucumán, por la vuelta de los octavos de final, en el Estadio Libertadores de América. Recordemos que en la ida Independiente cayó derrotado por 1 a 0 luego de jugar un pésimo partido, el peor de toda la competencia, siendo ampliamente superado por el equipo tucumano que jugó realmente bien, y que era un rival muy duro.

Por eso Independiente en Avellaneda debía ganar o ganar para pasar la llave, y para eso salen al campo de juego:  Martín Campaña;  Fabricio Bustos,  Alan Franco,  Nicolás Tagliafico  y  Juan Sánchez Miño en defensa;  Nicolás Domingo  y  Walter Erviti  (55’ Rodrigo Moreira) el doble cinco, con Martín Benítez,  Leandro Fernández y  Esequiel Barco (56’ Diego Rodríguez) más adelante; y arriba  Emmanuel Gigliotti (82’ Lucas Albertengo), dirigidos por Ariel Holan.  Mientras que el D.T. Ricardo Zielinski puso a: Lucchetti; Acosta, Cabral, Sbuttoni y Risso; Núñez, Miloc (86’ Álvarez), Barbona y Aliendro (70’ Melo); Blanco y Rodríguez.

El local arranca dominando el juego mientras el conjunto tucumano se paraba de contra. A los 16 minutos Martín Benítez hace una buena jugada por derecha, llega hasta el fondo y engancha, se la da a Leandro Fernández que desde la línea del área grande, define excelente para colgarla de un ángulo sin dar posibilidades al arquero, y decreta el 1 a 0 que empataba la serie. El resto del primer tiempo tuvo un trámite parejo, Atlético buscó mediante centros pero la más clara la tuvo Benítez de cara al arco y se la tapó Cristian Lucchetti.

Para la segunda etapa se complican las cosas, primero porque Nicolás Tagliafico se va expulsado por doble amarilla a los 53 minutos, por lo cual el equipo debía jugar con 10 por más de media hora, y eso hacía suponer que empatar la serie e ir a penales era una buena posibilidad. Pero por si eso fuera poco, a los 65’ Fabricio Bustos hace una enorme jugada por derecha metiéndose en el área y le cometen penal. Quien se encarga de ejecutarlo es Leandro Fernández, y no solo que el arquero se lo ataja sino que, además, le queda el rebote servido para convertir pero la mandó a las nubes, desperdiciando una chance inmejorable para estirar la diferencia.

No terminó el dramatismo ahí, porque el Rojo siguió bancando el resultado sin meterse en su propio arco, pero a los 75’ el árbitro uruguayo Andrés Cunha, cobra un penal insólito por supuesta mano del ingresado Rodrigo Moreira, cuando en realidad había sido un jugador de Atlético Tucumán el que bajó la pelota con su brazo, increíble pero así fue, penal en contra y si lo convertían obligaba a Independiente a hacer dos goles más en 15 minutos y con 10 jugadores. Quien se hizo cargo de la ejecución fue el “Pulga” Luis Rodríguez, que la coloca a un costado y es gol, pero rápidamente se lo anulan por culpa de sus compañeros que invadieron el área de forma alevosa. Se tenía que volver a ejecutar la pena máxima y esta vez Rodríguez cambió de palo, pateando a la derecha de Martín Campaña que se arroja hacia ese sector y tapa el penal enviando la pelota a un costado. Estalló el estadio como si de un gol propio se tratase, y es que realmente hubiese significado la eliminación del Rojo ese gol.

Los corazones ya no estaban para mucho más, y varios esperaban el final del partido para ir a los penales, pero éste equipo de Independiente tenía agallas y coraje, iba al frente y jugaba cada día mejor.  Siguió atacando y nunca se notó el hombre de menos ni alguna merma física por el desgaste. Fue por eso que a los 82 minutos del partido el Rojo recupera una pelota, se la dan a Lucas Albertengo que se asocia y le llega a Martín Benítez de frente al arco, a unos 30 metros de distancia. Encara y se quita a un hombre de encima, para luego sacar un latigazo tremendo que se mete en el palo izquierdo de Luchetti, y desatar un grito de gol increíble en todo el equipo y en los más de 30.000 hinchas que asistieron al Libertadores.

Una noche increíble, un partido tremendo, dramático como dije al principio. Fue un encuentro bisagra en la Copa, que una vez finalizada varios de los jugadores harían mención a este partido como clave. Explotó el Libertadores de América esa noche, el hincha se fue lleno de ilusión, Independiente pasaba a los cuartos de final donde lo esperaba Nacional de Paraguay, y ya todo el mundo empezaba a presagiar una posible semifinal contra Racing, que finalmente no se daría por impericia de los vecinos, pero que en ese momento era una oportunidad latente.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

Les dejo el video resumen del partido:

Colaboración:  Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides

WhatsApp chat