Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 26 de Septiembre

No se puede amar lo que no se conoce… estas efemérides son parte de nuestra inmensa y brillante historia…

1937Independiente visita a Quilmes y le gana por 7 a 1, con un gol de Adolfo Martínez y seis del “Paraguayo de Oro” Arsenio Erico, dividiéndose en tres goles en cada tiempo. Fue la única vez que máximo goleador de la historia nacional convirtió esa suma de tantos en un partido oficial, y fue el primer jugador del país en lograr algo así.

El juego correspondió a la fecha 22 del Campeonato de Primera División 1937, y es la máxima goleada histórica que el Rojo le dio Quilmes, seguida por el 6 a 1 de 1951. Los 11 del equipo en el partido fueron: Cilenio Cuello;  Fermín Lecea  y  Sabino Coletta en defensa;  Luis Franzolini,  Raúl Leguizamón  y  Celestino Martínez en el medio;  y el ataque con Antonio Sastre,  Vicente De la Mata,  Arsenio Erico,  Emilio Reuben  y  Adolfo Martínez, con el D.T. Alfonso Diotavelli.

Dentro del coctel de goles de Erico, que hoy en día le otorgaría llevarse dos pelotas a su casa, las crónicas eligieron al quinto de su cuenta (sexto del equipo) como el mejor de todos en esa jornada. Arsenio recibe la pelota en la zona del círculo central, encara y esquiva a Pereyra, hasta que llega al mano a mano con el arquero Aranda. Allí, en lugar de rematar, esperó a Pereyra para volverlo a eludir, con la maniobra dejó también descolocado al guardameta, y luego de eso, Erico empujó la pelota a la red mostrando una vez más que era un artista del gol.

Así era y así jugaba, Arsenio Pastor Erico, el único jugador de la historia del club que aparece entre los 100 mejores futbolistas del mundo en el siglo XX, incluso hay rankings que lo colocan entre los primeros 50, y en lo que respecta al continente americano Arsenio Erico figura en el puesto 8.

En aquel campeonato el equipo anduvo realmente bien, pero quedó subcampeón escoltando a River, con Erico como goleador anotando 48 tantos (es record nacional). En los próximos dos años nada podría impedir que el paraguayo y compañía le ganen a todos, para ser bicampeón del país y ganar 7 títulos oficiales consecutivos, además de establecer todos los records de ofensiva en cuanto a goles, marcas que siguen vigentes hasta hoy en día habiendo pasado ya más de 80 años.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

1964 – En el estadio de Real Madrid, el Chamartín, España, se juega el tercer partido entre Independiente e Internazionale de Italia por la Copa Intercontinental 1964. En Avellaneda había sido triunfo rojo por 1 a 0 con gol de Mario Rodríguez, en Milán Internazionale se impuso por 2 a 0, y así llegamos a éste encuentro definitorio.

Los 11 de Independiente ese día fueron: Miguel Santoro;  José Paflik,  Juan Guzmán,  Jorge Maldonado  y  Raúl Decaria;  Pedro Prospitti,  David Acevedo  y  Raúl Savoy; Raúl Bernao,  Luis Suárez  y  Mario Rodríguez, con Manuel Giúdice como D.T. Mientras que Inter con el técnico Helenio Herrera formó con: Sarti; Malatrasi, Tagnin, Picchi (el líbero y capitán), Guarneri y Facchetti; Suárez y Corso; Milani, Domenghini y Peiró.

Independiente jugó una gran final, con enorme desgaste físico y siendo superior al rival en el balance del partido, sobre todo en la segunda parte. Pero el encuentro estuvo marcado por el polémico arbitraje del español Ortíz de Mendibil, ya que promediando la segunda mitad le anuló un gol a Raúl Bernao por una supuesta posición adelantada, en una jugada muy dudosa que por época jamás se esclareció.

Para dar un poco de luz a dicha jugada, me tomé el tiempo de mirar repetidas veces el video y de pasar cuadro a cuadro la imagen hasta el momento exacto del pase a Bernao (les dejo la imagen que no deja lugar a dudas de que jamás existió posición adelantada).

Por si fuese poco, además de ese gol mal anulado hubo un clarísimo penal sobre Raúl Savoy, quien intentando cabecear de palomita fue sujetado con ambos brazos y arrojado al suelo por su marcador. Una alevosa falta que no fue sancionada con la pena máxima.

Lo cierto es que en un partido de mucho estudio y poco arriesgar, que tuvo aproximaciones y llegadas pero chocaron con la solidez de los arqueros, aquel gol de Bernao pudo significar el triunfo, la gloria absoluta para el club y para todo el fútbol argentino.

Terminó en 0 el tiempo reglamentario y se fue a prórroga, hasta que a los 110 minutos Mario Corso convierte en 1 a 0 definitivo que le dio el título al equipo italiano, en una jugada donde previo al pase hacia Corso muchos expresan que hubo posición adelantada, y así lo certifican las crónicas del encuentro. En resumen, el arbitraje le negó un gol a Independiente, un penal, y concedió el gol a Inter en una jugada que debió ser anulada. Evidentemente el arbitraje incidió en el resultado.

Con el correr de los años, los rumores, testimonios, denuncias, etc., el mundo futbolístico entero, sabría que aquel equipo de Inter tenía jugadores que corrían bastante más que el resto y que la media normal, a causa de algunos estimulantes antideportivos que el cuerpo técnico usaba con ellos, y eso fue hasta declarado por futbolistas de ese equipo.

Sumado a eso, una vez terminado aquel partido, el capitán de Inter Picchi se acercó al vestuario de Independiente y le dijo a los jugadores: “Ustedes son los verdaderos campeones”, tal vez, a conciencia de lo que fue el arbitraje, o por saberse haber jugado con estimulantes, vaya a saber.

La cuestión es que sea como sea, el sueño de Independiente de ser Campeón Mundial se vio frustrado a pesar del gran y honorable esfuerzo realizado. Los mejores aquel día fueron Miguel Santoro (fue el mejor del equipo en las 3 finales), Juan Guzmán de gran trabajo, y Pedro Prospitti siendo seguramente el mejor de la cancha aquel día.

El club tendría más revanchas que ningún otro equipo de América gracias a ser el Rey absoluto del continente, logrando más Copas Libertadores que nadie y así acceder al derecho a disputar la Copa Intercontinental (aunque una se la deben hasta hoy en día).

Independiente llevaba su fútbol y su mística copera recién fundada, a lo más alto del fútbol mundial. Era el primer equipo del País en coronarse en América y en llegar a la elite mundial del fútbol, dando una imagen más que aceptable y respetable, erigiéndose como “El Orgullo Nacional”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

Les dejo dos videos:

El primero con lo mejor del partido, y la situación del gol mal anulado a Bernao que arranca a los 4:46 minutos:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

Y el segundo son unas breves imágenes del regreso a Buenos Aires de todo el plantel, recibido por una multitud:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

1976Independiente como visitante le gana a Racing por 2 a 1, con goles de Víctor Arroyo y Daniel Astegiano, luego de ir perdiendo 1 a 0 por la anotación de Rubén Glaría. Fue el encuentro correspondiente al Torneo Nacional 1976, por la fecha 3 en la denominada fecha interzonal o intergrupo, torneo en el cual el Rojo no anduvo bien y quedó eliminado en su zona.

Pero el partido, además de la victoria, tiene un dato de color importante: cuando el encuentro estaba 1 a 0 a favor de los vecinos, tuvieron un penal a favor que ejecutó Carlos Squeo y lo pateó muy por encima del travesaño. Casualmente, 5 años antes, en la anteúltima fecha del Metropolitano 1971, Independiente que estaba segundo a un punto de Vélez, cae derrotado por Argentinos Juniors, mientras que Vélez enfrentaba a Racing que le ganó 1 a 0, ¿Saben quién fue el autor del gol racinguista? Sí, Carlos Squeo.

El desenlace de ese Metropolitano se dio a la fecha siguiente, Independiente ganó y fue Campeón, mientras que Vélez quedó segundo a tan solo un punto. Una simple curiosidad de beneficio para Independiente por parte de Carlos Squeo, que lógicamente se trata de una casualidad.

Por otra parte, recordemos que en ese año 1976 el equipo tuvo un proceso de renovación, muy amplio para lo que era esa época donde los equipos se recitaban de memoria, por ejemplo, de la línea de cuatro defensores que fue campeón de las 4 Copas Libertadores consecutivas, ya no estaban Eduardo Commisso, Miguel López y Francisco Sá, mientras el restante, Ricardo Pavoni, estaba en su último año de carrera. Aun así ese año se ganó la Copa Interamericana en agosto, siendo la última Copa Internacional lograda por aquel maravilloso equipo cuyo ciclo copero está entre los máximos a nivel mundial.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

1982Independiente como visitante, pero en cancha de Boca, le gana Racing por 2 a 0.  La apertura del marcador fue gracias a Enzo Trossero, mediante la ejecución de un penal a los 70 minutos que claramente le habían cometido a Ricardo Giusti, y el segundo gol lo convirtió Carlos Morete a los 85’, tras una gran jugada por derecha de Gabriel Calderón, metiendo un centro que Oscar Ortíz bajó para el “Puma”.

El partido correspondía a la fecha 14 del Metropolitano 1982, en la primera rueda, pero también hubo triunfo del Rojo en la segunda. Aquel día el equipo fue: Carlos Goyén;  Néstor Clausen,  Hugo Villaverde,  Enzo Trossero  y  Mario Killer en defensa;  Ricardo Giusti,  Claudio Marangoni  y  Jorge Burruchaga al medio; Gabriel Calderón,  Carlos Morete  y  Oscar Ortíz adelante, dirigidos por Nito Veiga. Un dato a mencionar, es que con la derrota Racing quedaba en el anteúltimo puesto de la tabla, y hago mención a ello porque esa campaña fue parte de lo que al siguiente año culminaría en su descenso.

El partido fue favorable a Racing durante el primer tiempo, cortando todos los circuitos de juego al Rojo y generando alguna que otra ocasión de peligro. Pudo ponerse en ventaja con un gol de Roberto Díaz que fue anulado por posición adelantada, aunque fue una jugada bastante dudosa. El descanso del entretiempo le vino mejor a Independiente, que acomodó las ideas y en la segunda etapa pudo hacer mejor su juego, con un Oscar Ortíz como figura siendo el que mayor desequilibrio generó, lo que le valió ser la tapa de El Gráfico posterior.

Independiente tuvo una gran campaña en ese Metropolitano 1982, terminando como Subcampeón escoltando a Estudiantes de La Plata. Ese gran plantel cosechó 52 puntos con 19 triunfos, 14 empates y apenas 3 derrotas, siendo el de mayor poderío ofensivo al marcar 64 goles, y teniendo a Carlos Morete como goleador del Campeonato con sus 20 anotaciones, aunque no alcanzó porque el conjunto platense sumó dos puntos más.

En el torneo posterior, el Nacional, se repetiría el campeón y subcampeón, hasta llegar a 1983 cuando el Rojo se saque la espina con el maravilloso equipo de José “Pato” Pastoriza.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

Les dejo el video del claro penal a Giusti y ambos goles de aquella jornada:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

2004 –A ustedes seguidores de las efemérides les pregunto ¿No están satisfecho por hoy de triunfos en el clásico de barrio? ¿No? Bueno, entonces vamos por el tercero del día, para guardar en el recuerdo por siempre, que un 26 de septiembre a lo largo de la historia, el Rojo le ganó tres veces a los vecinos.

Fecha 8 del Apertura 2004, y en la Doble Visera Independiente vence a Racing por  1 a 0 con gol de Jairo Castillo a los 56 minutos. Ese día el equipo formó con: Carlos Navarro Montoya;  Jorge Martínez,  Javier Muñoz Mustafá,  David Abraham y  Tomás Charles abajo;  Renato Riggio (78’ Martín Morello),  Sebastián Carrizo,  Fernando Lorefice,  Hernán Losada (78’  José Flores) y  Federico Insúa al medio;  y adelante Jairo Castillo (60’  Martín Fabro), con Daniel Bertoni como D.T.  

Mientras que los vecinos dirigidos por Ubaldo Fillol formaron con: Luccetti; Araujo, Gómez, Grabinsky y Pinola; Barrado, Falcón (60’ Marinelli), Torres y Mirosevic (67’ Romero); López y Cardetti (87’ Mannara). Sinceramente, pobrísimos equipos ambos clubes.

Una primera etapa con una situación de gol para cada uno y nada más para rescatar, aunque el Rojo era levemente mejor con la pelota. La segunda parte continuó del mismo modo, pobre por donde se lo mire, hasta que Independiente aprovechó el muy mal partido del lateral Javier Pinola, y se filtró Fernando Lorefice por derecha para cederle la pelota a Jairo Castillo, que entró solo en el área y definió suave para marcar el único gol del encuentro.

Dos cosas para destacar: primero que Jairo le dedicó el gol a José “Pato” Pastoriza, fallecido en agosto de ese año mientras era el D.T. del equipo. Segundo, que el delantero estaba lesionado al momento del gol, y previamente había pedido el cambio al banco de suplentes.

El resto del partido se vio a un Racing totalmente impotente de lograr el empate a causa de una ausencia de juego absoluta. Fue en ese momento la quinta derrota consecutiva de los vecinos, y en la crónica del encuentro se definió al equipo con expresiones como “sin alma” o “una lágrima”.

Lo de Independiente tampoco fue para el aplauso, ni ese día ni en todo el torneo, que lo terminó en el decimoquinto lugar a 13 puntos del campeón que fue Newell´s. El goleador del Rojo fue Jairo Castillo con apenas 6 goles, y lo único destacable del equipo en el torneo fue el triunfo de un día como hoy, y el de una semana antes frente a Boca, no mucho más.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image.jpeg

Les dejo el video del gol:

Colaboración:  Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides

WhatsApp chat