Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 20 de Noviembre

No se puede amar lo que no se conoce. Estas efemérides son parte de la brillante historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1977Un gran año para Independiente, ya que fue subcampeón en el Torneo Metropolitano y como todos recordarán, se coronaría campeón del Torneo Nacional 1977 en enero de 1978, con la inigualable hazaña mundial de lograrlo con 8 jugadores en la final jugada en Córdoba frente a Talleres.

De ese torneo viene la efeméride de hoy, pero antes de ir a ello, para contextualizar y reflexionar, les cuento que al terminar el Rojo segundo en el Metropolitano el mundo Independiente estaba disconforme. Hacía desde 1971 que no se lograba ser campeón en el plano local, sin importar la infinidad de copas internacionales ganadas en aquella época (fueron 8), y tanto dirigentes como el D.T. José Pastoriza, creyeron conveniente renovar y potenciar el plantel en ciertos lugares de la cancha.

Imaginen el nivel de exigencia que había sobre la Institución y que el club se ponía a sí mismo, puesto que si lo comparamos con el hoy y el plantel termina segundo un torneo, serían mucho los hinchas que catalogarían a jugadores y D.T. poco menos que “ídolos”. Pero fue a razón de esa exigencia que nos caracterizó durante tantas décadas, que se incorporaron para el Nacional al lateral derecho Rubén “El Gato” Pagnanini, que provenía de Estudiantes de La Plata, el lateral izquierdo Osvaldo “El Japonés” Pérez proveniente de All Boys, y el volante ofensivo Mariano “Pepe” Biondi, llegado de Temperley

Así las cosas planteadas, un día como hoy arranca la verdad, ya que se debuta en el Nacional en la Zona D que integraron otros siete equipos, y que solo pasaría de fase el líder. El rival de esa primera fecha fue Huracán, en Parques Patricios donde tiene el Estadio Tomás Adolfo Ducó. Fue victoria del Rojo por 4 a 2, convirtiendo para el local el genial René Houseman en dos ocasiones (una de ellas de penal), y para Independiente dos dobletes, uno de Enzo “El Vikingo” Trossero, que por ese entonces empezaba a reemplazar a Ricardo Pavoni en lo que respecta a la faceta goleadora de un defensor, y los otros dos goles fueron de Norberto “Madera” Outes, quien comenzaba a afianzarse como centro delantero titular tras la partida de Daniel Astegiano al futbol Europeo.

El Rojo iniciaba con un triunfo muy importante como visitante, y se delineaba el equipo, ya que recordemos que mencioné la incorporación de los dos laterales, pero hacía poco habían llegado los centrales Hugo Villaverde y Enzo Trossero, para así lograr el recambio de la mítica defensa de Eduardo Commisso, Miguel López, Francisco Sá y Ricardo Pavoni.

Se establece como titular Outes, quien llegaría con Independiente a los 90 goles por torneos locales y 94 si se toman las copas internacionales. Además seguramente los memoriosos recuerden la importancia de Mariano Biondi en la hazaña cordobesa. A ellos hay que sumarle al arquero Roberto Rigante, los volantes como Omar Larrosa, Rubén Galván y Ricardo Bochini, y los delanteros por las bandas como eran Daniel Bertoni, Héctor Arrieta y Pedro Magallanes. Aquí hay que aclarar que Bertoni era de los mejores futbolistas del país, pero por lesión no fue parte del Nacional hasta la definición, ingresando al campo de juego cuando el Rojo sufre las tres expulsiones bochornosas de Córdoba.

En esa primera fecha del torneo se producía el debut de Rubén Oscar Pagnanini, que venía de jugar por más de un decenio en Estudiantes de La Plata, club en el que inició su carrera en 1968, siendo parte del plantel dirigido por Osvaldo Zubeldía que logró ganar las Copas Libertadores 1968, 1969, y 1970, la Copa Interamericana 1969 y la Copa Intercontinental 1968 frente a Manchester United. En Independiente arranca su paso un día como hoy y sería el lateral derecho titular hasta 1979, completando 83 encuentros y logrando ser campeón del Nacional 1977 y 1978. Su gran nivel hizo que César Menotti lo convoque a la Selección Nacional, vistiendo la camiseta en 4 oportunidades y marcando un gol, además de que fue parte del plantel que se coronó campeón en el Mundial 1978 aunque no tuvo minutos en cancha durante la competencia. Luego de Independiente pasaría a Argentinos Juniors, donde se retiró en 1980 habiendo superado la barrera de los 400 partidos jugados.

El otro debut en la jornada fue de otra de las incorporaciones, se trata de Mariano “Pepe” Biondi ingresando por Bochini, quien muy molesto se retiró del campo haciendo gestos a la tribuna y recibiendo la aprobación de la gente. Posteriormente en un entrenamiento, el D.T. Pastoriza los juntó a todos en mitad de cancha y le expresó a Bochini que había actuado mal, sobre todo para con Biondi que recién debutaba. El “Bocha” reconoció su error y pidió disculpas a su compañero delante de todos. Una anécdota que sirve para mostrar el manejo de grupo que tenía José Omar “Pato” Pastoriza, ídolo absoluto como jugador y quien se convertiría en el mejor D.T. de toda la historia roja.

Como dije, “Pepe” llegaba desde Temperley siendo de los más grandes ídolos en la historia del club. Había debutado allí en 1970 estando en Segunda División, y en 1974 logra el ascenso. Una vez llegado a la Primera División continuó siendo figura absoluta del equipo, completando 123 partidos con 22 goles hasta el 13 de noviembre de 1977, día en que juega su último partido frente a Unión en la última jornada del Metropolitano. Pastoriza puso sus ojos en él y se da su llegada al club en una rápida operación, y con apenas un par de prácticas debuta un día como hoy vestido de rojo.

Aquí surge un dato a modo de detalle sobre Mariano, porque a pesar de su enorme nivel, Temperley no pudo sostener la categoría y descendió, y de allí llega a Independiente donde daría la vuelta olímpica. De esa manera, Mariano fue durante muchos años el único jugador de la historia nacional en irse al descenso y ser campeón en el mismo año, hasta que en 2012 repitió esa situación el atacante de Banfield y Vélez, Facundo Ferreyra.

Fue suplente durante Nacional 1977, siendo una gran opción de cambio para el D.T., y la máxima expresión de ello fue justamente en la final en Córdoba frente a Talleres. Luego de las 3 expulsiones para dejar a Independiente con 8 jugadores, el “Pato” hizo entrar al campo a Bertoni y Biondi, y fueron ellos junto a Bochini, los gestores de la gloriosa jugada que terminó en el gol del “Bocha” para lograr el título.

Para el año siguiente ya sería titular, generalmente recostado sobre la derecha en el mediocampo. Tenía mucha riqueza técnica, además de ser un jugador muy solidario con el equipo. Se corona campeón del Nacional 1978 y para 1979 se marcha del club habiendo completado 75 partidos con 11 goles. Continuó su carrera en San Lorenzo en 1980, luego en Tigre en 1981, y de allí se fue a Ecuador para convertirse en ídolo total de Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo, retirándose en 1985. Posteriormente fue D.T., donde reafirmó su idolatría en Temperley, también trabajó en la formación de juveniles en varios clubes, entre ellos Lanús. En 2011 fue coordinador general en Liga de Portoviejo, y lamentablemente en 2015 falleció víctima de un cáncer.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

1983Independiente visita a River por la fecha 31 del Torneo Metropolitano 1983, con la necesidad de volver a la victoria y sumar. Se trataba de la recta final del campeonato que tenía 38 fechas, con un Rojo luchando en la punta, pero que en las últimas jornadas no conseguía victorias y funcionamiento.

Había caído con San Lorenzo en la 27, empató en la 28 con Racing de Córdoba, quedó libre en la 29, y sumó otro empate en la 30 contra Newell´s, por lo cual se ponía en riesgo la obtención del título tan deseado por el equipo, luego de un par de subcampeonatos consecutivos que le costaron el puesto de técnico al gran Nito Veiga.

Mientras el Rojo dejaba puntos en el camino, los demás acechaban, por ejemplo Ferro que había ganado los últimos cuatro consecutivos, San Lorenzo que venció al Rojo y peleaba la punta, y también Vélez. Por todo este contexto es que Independiente tenía la presión frente a River, quien corría sin chances en ese torneo pero como es sabido, es un rival históricamente complicado y más aún en su cancha.

Todo empieza mal en la jornada, ya que sobre los 36 minutos Héctor Enrique de cabeza marca el 1 a 0 para los locales. Pero en el segundo tiempo, en un verdadero flash, Independiente lo dió vuelta. Claudio Marangoni a los 71’  de cabeza, puso el 1 a 1.

y Jorge Burruchaga a los 73’ con un bombazo extraordinario desde fuera del área, logrando el 1 a 2. Un gran partido, con muchas acciones de gol para ambos, y el condimento de la lluvia durante el juego, con un River con mayor dominio en la primera parte, hasta el ingreso de Ricardo Giusti que hizo elevar el nivel de todo el Rojo y poder lograr un triunfo crucial obteniendo dos puntos de oro. Recordemos que Independiente sería el campeón, y a tan solo una unidad de su seguidor San Lorenzo, a dos de Ferro, y a cuatro de Vélez.

El equipo de la gran victoria del día formó con: Carlos Goyén; Rodolfo Zimmermann, Hugo Villaverde, Enzo Trossero y Carlos Enrique (hermano del autor del gol de River); Gerardo Reinoso, Claudio Marangoni, Jorge Burruchaga y Ricardo Bochini; Enrique Sánchez (54’ Sergio Merlini) y José Percudani (45’ Ricardo Giusti), con José Omar Pastoriza como D.T.  Mientras que River lo hizo con: Goycochea; Gordillo, Saporiti, Nieto (76’ Giudice) y García; Bulleri, Gallego, De Vicente y Enrique; Tapia (74’ Messina) y Francescoli, siendo el D.T. Jorge Dominichi.

Finalmente, decir que ese reencuentro con el triunfo y buen funcionamiento del equipo, se podría observar más notoriamente a la siguiente jornada, la 32, cuando Independiente recibió a Estudiantes de La Plata y le ganó por 2 a 1, con un gol precioso de Jorge Burruchaga en una jugada colectiva a puros toques de primera y paredes, para que “Burru” la culmine rematando con derecha y venciendo a Luis Islas, mientras que el gol restante lo hizo José Percudani. La crónica de ese encuentro en El Gráfico, a cargo del gran Osvaldo Ardizzone, habló de “futbol total” para hacer referencia al maravilloso primer tiempo del equipo, en clara alusión al fútbol desplegado por Holanda en 1974.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

Les dejo el video con dos de los goles del partido frente a River, el de ellos y el tremendo golazo de Burruchaga:

Colaboración:  Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides

WhatsApp chat