Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 06 de Diciembre

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1995Finalísima de la Supercopa Sudamericana 1995, en la cual se enfrentan Independiente y Flamengo de Brasil. El Rojo como defensor del título buscando el bicampeonato, luego de haber eliminado a Santos, Atlético Nacional y River. Y el conjunto brasilero dejando atrás a Vélez, Nacional de Uruguay y Cruzeiro. La primera final, disputada en la Doble Visera de Avellaneda, había sido triunfo por 2 a 0 para el local, con los goles de Javier Mazzoni y Cristian Domizzi, en un partido que tuvo su efeméride hace una semana.

El escenario no era cualquier sitio, sino que se trataba del mismísimo Estadio Maracaná de Río de Janeiro, lugar donde en toda la historia jamás un equipo extranjero había logrado coronarse Campeón, por lo cual no era una Copa más, porque Independiente tenía chance de escribir historia de la grande si daba la vuelta olímpica. A eso hay que agregarle que había 105.000 personas presentes para ver al local revertir el resultado de Argentina e irse festejando.

Así las cosas salen al imponente escenario, bajo una silbatina ensordecedora, estos: Faryd Mondragón; Néstor Clausen, Pablo Rotchen, Carlos Bustos y Cristian Domizzi; Roberto Molina, José Tiburcio Serrizuela, Diego Cagna y Gustavo López (81’ Jorge Burruchaga);  y arriba Gabriel Álvez (65’ Marcelo Kobistyj) y Javier Mazzoni, con Miguel Ángel “EL Zurdo” López como D.T.

Mientras que el local presentó a: Paulo Cesar; Claudio (45’ Aloísio), Ronaldao, Lira; Marcio Costa, Marquinhos, Djair, Nelio; Rodrigo (76’ Uesley), Romário y Sávio, con el D.T. Washington Rodrígues.

Lógicamente la mayor fortaleza del equipo era el ataque, con Sávio por la izquierda que era una gran promesa del fútbol brasilero y que luego desarrollaría una enorme carrera en Europa, principalmente España llegando a jugar en Real Madrid. Y Obviamente la estrella Romário, Campeón del Mundo un año antes con su selección, volviendo a Brasil luego de su paso por Barcelona, siendo el mejor o uno de los mejores delanteros y futbolistas del mundo.

Así planteado el partido, la difícil parada hacía necesario un Independiente que haga historia como nunca nadie había logrado, y justamente eso es una especialidad para el club. Como era de esperarse, fue Flamengo el que salió con todo a imponer su juego, pero no fue tan superior al Rojo durante la primera parte, casi sin generar situaciones. Para la segunda etapa el equipo brasilero aceleró y Faryd Mondragón atajó todo lo que le tiraron hasta el minuto 62’, cuando tapa de gran manera un mano a mano pero el rebote queda para Flamengo, llega otro remate y sobre la línea despeja un defensor, y nuevamente el rebote le queda al local en los pies de Romário que convierte el 1 a 0.

Inmediatamente se fueron expulsados Nelio y Domizzi quedando 10 contra 10. A partir de allí aumentó la tensión pero el equipo no se desesperó, tuvo la pelota y hasta alguna situación de empate en los pies de Roberto Molina. Flamengo no supo imponerse ni quebrar al Rojo, que al escuchar el silbatazo final escribía historia grande como nunca nadie, daba la vuelta olímpica en el Maracaná.

Javier MAZZONI entre Faryd y la Copa y debajo Cristian Domizzi

Independiente era bicampeón después de 8 partidos jugados, con 2 derrotas, 4 empates (2 de ellos ganados en la tanda de penales), y 2 victorias en los 90 minutos de juego. Con Javier Mazzoni como su goleador con 4 tantos. Un plantel que mezclaba experiencia y juventud, pero esos jóvenes ya tenían dos copas y un torneo local en sus logros. Un equipo que no era tan vistoso como el del año anterior, pero si era efectivo, con carácter, serenidad y coraje, haciendo que nadie lo quiera enfrentar. Además de los 11 titulares en Maracaná, fueron parte de la Copa:   Juan Carlos Ramírez, Claudio Arzeno, Marcelo Kobistyj, Juan Ramón Jara, Roberto Acuña, Diego Dorta, Daniel Garnero, Jorge Burruchaga y Luis Carranza.

Con el título Independiente lograba lo que solamente Cruzeiro había podido, me refiero a ser bicampeón de la competencia y lograr dos Supercopas, para quedar igualados al equipo del Brasil como los más ganadores de la misma.

Culminaba con esa Supercopa el proceso ganador iniciado con Miguel Brindisi, logrando el Clausura 1994, luego la Supercopa de ese año, y ya en 1995, la Recopa Sudamericana frente a Vélez en Japón, para que luego asuma Miguel Ángel López y se corone un día como hoy. Por otra parte Independiente, que ya era y es el Rey de Copas por haber sido el primer club del mundo en conseguir 12 títulos Internacionales, ahora se consolidaba como el club con mayor cantidad de logros internacionales.

Lo venía siendo en soledad desde 1974 cuando supera en cantidad a Real Madrid, pero en 1994 el Milan de Italia lo empata con 13 títulos, hasta que el Rojo logra la Recopa frente a Vélez y esta Supercopa durante 1995, alcanzando así su copa número 15 y volver a estar en la cima del mundo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

Les dejo el video con lo mejor del partido contra Flamengo:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

2017 – Una efeméride exclusiva para los creyentes del destino, porque repetirse en el día a través de los años un rival a nivel local es muy posible, ahora que se repita un rival extranjero, y que ambos partidos sean por una final de Copa Internacional es realmente impresionante, pero eso es lo que pasa un día como hoy.

Hacía 22 años que Independiente era el primer equipo a nivel de clubes en coronarse Campeón en el estadio más emblemático de Sudamérica, el mítico Maracaná, en la Supercopa Sudamericana 1995 frente a Flamengo. Y un día como hoy ambos rivales vuelven a verse las caras por la primera final de Copa Sudamericana 2017.

El escenario no fue el Maracaná (allí se jugaría el partido de vuelta), sino que fue el Estadio Libertadores de América en Avellaneda, con 55.000 personas presentes convirtiéndolo en una caldera, un infierno completamente rojo con hinchas llenos de fé e ilusión, más la confianza que el equipo generó luego de una Copa donde se mostró como durísimo rival y con rendimientos dignos del aplauso.

Repasemos la llegada de ambos equipos hasta esta final. Flamengo entró a la Sudamericana luego de su llamativa eliminación de la Copa Libertadores, y digo llamativa porque su nivel era mucho más alto que la mayoría de los equipos de esa competición. Comenzó su participación en segunda fase, donde eliminó a Palestino con global de 10 a 2, luego a Chapecoense por 4 a 0, en cuartos de final a Fluminense por 4 a 3 y en semifinal a Junior de Barranquilla por 4 a 1. Así llega a la final ganando todas sus series sin necesidad de penales, y no habiendo perdido un solo partido ni de local ni de visitante, sin dudas un digno finalista y serio candidato al título con su tremenda campaña.

El camino de Independiente tal vez todos lo recuerden porque se trata de historia reciente, pero aún así mencionemos: global de 1 a 0 a Alianza Lima, 6 a 3 a Deportes Iquique, 2 a 1 con Atlético Tucumán, 6 a 1 frente a Nacional de Paraguay, y en semifinales 3 a 2 a Libertad, también de Paraguay. En total iban 7 ganados, 1 empate y 2 derrotas.

Ahora sí nos metemos en el partido, y los protagonistas del local que salen al campo fueron: Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco (84’ Fernando Amorebieta), Gastón Silva y el capitán Nicolás Tagliafico; Diego Rodríguez y Juan Sánchez Miño; Maximiliano Meza (78’ Nicolás Domingo), Martín Benítez (72’ Juan Manuel Martínez) y Esequiel Barco; y Emmanuel Gigliotti, con Ariel Holan como D.T. Mientras que Flamengo lo hizo con: César; Pará, Réver, Juan y Trauco; Arão y Cuéllar; Ribeiro, Diego (73’ Vinicius) y Paquetá (56’ Éverton); y Vizeu, dirigidos por Reinaldo Rueda.

Comienzan las acciones e Independiente intenta adueñarse de la posesión de la pelota, algo característico del estilo de juego del equipo, pero el partido se torna trabado y parejo, hasta que a los 8’ Flamengo tiene un tiro libre desde el sector izquierdo de su ataque. La pelota llega al área y Réver la conecta fácilmente con un gran cabezazo para mandarla al fondo del arco. Era el 0 a 1 para la visita mediante vía aérea, la mayor debilidad de Independiente en todo el año y en la Copa.

Pero el Rojo venía mostrando carácter y personalidad fase tras fase, una mentalidad que no se modificaba en la adversidad del resultado, más bien todo lo contrario, cada vez que recibía un golpe lograba reponerse y sobreponerse rápidamente, y eso sucedió una vez más en esta final. En pocos minutos el equipo se fue adueñando de la pelota y comenzó a generar peligro con muy buenas combinaciones. A los 14 minutos hubo varios toques hasta que la pelota le llegó a Maximiliano Meza por derecha, mete el centro y erra el remate Emmanuel Gigliotti, pero le quedó a Juan Sánchez Miño en el punto de penal y su disparo rebota justo en un defensor que lo tapa.

A los 20’ hay un nuevo tiro libre para la visita y Juan estuvo cerca de marcar el segundo. Los siguientes momentos fueron de puro dominio de Independiente, principalmente atacando por derecha, y Gastón Silva estuvo cerca del empate con un tiro libre. Hasta que a los 28’  llegaría la recompensa por el asedio rojo, se recupera una pelota y el equipo sale rápido por izquierda, se la dan a Gigliotti que pivotea y descarga con Meza, éste mete un pase filtrado a Benítez ya dentro del área, y Martín toca en corto hacia el medio para la entrada de Gigliotti que define fuerte contra un palo para marcar el empate. Luego de eso no sucedió mucho más en el primer tiempo.

Se inicia la segunda etapa e Independiente sigue dominando el juego, y golpea a su rival rápidamente a los 52 minutos. Hay un avance fallido por el sector derecho entonces el equipo mueve la pelota hacia la izquierda con pases cortos hasta encontrar libre a Barco, el juvenil llegó al fondo y mandó un centro atrás, la pelota cae sobre el borde del área y sin dejarla picar Meza la engancha con una volea extraordinaria y letal para poner el 2 a 1.

Se conseguía dar vuelta el resultado con paciencia y criterio para jugar, con un golazo magnífico y una locura absoluta de los presentes en el estadio. A partir de allí el Rojo no quiso pasar sobresaltos y arriesgarse demasiado, intentó seguir generando pero no tuvo buenas situaciones, mientras que contuvo los ataques de la visita hasta finalizar el partido.

Con el 2 a 1 a favor la final estaba más que abierta, y había que ir al mítico Maracaná en una semana para determinar el Campeón, aclarando que en la final el gol de visitante no tenía doble validez, por lo cual ganando o empatando el Rojo sería Campeón.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

Les dejo el video con el resumen del partido:

Colaboración:  Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides

WhatsApp chat