Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 10 de Marzo

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1974 –Por la fecha 7 del Metropolitano 1974, Independiente le gana a Newell´s en Avellaneda por 5 a 1, con dos goles de Ricardo Pavoni (ambos de penal), dos de Ricardo Bochini y uno de Luis Giribet.

No le fue para nada bien al equipo en ese torneo, algo típico en los Nacionales y Metropolitanos de aquellos años, ya que Independiente se enfocaba principalmente en el plano Internacional, ganar copas y viajar por todo el mundo mediante giras, gracias a la enorme fama adquirida a fuerza de copas. Mientras que en los torneos locales muchas veces no podía usar los titulares por problemas de calendario, el equipo no peleaba en la cima aunque aun así dejaba perlitas como ganarle siempre a Racing, para en esa década torcer la balanza a favor en el historial. Pero nada de eso fundamenta esta efeméride, cuyo motivo tiene dos razones.

En primer lugar hay registro fílmico de los dos goles de Ricardo Bochini, y eso ya es mérito suficiente, sobre todo al tratarse de ser a solamente dos años de su debut, ya que la gran mayoría de los goles que podemos ver del “Bocha” son de los años 80. Por eso les voy a dejar el video para que disfruten de un poco de su magia, y además la imagen de la cobertura de El Gráfico donde ya se menciona la “lámpara” para hacer alusión de que Bochini era un verdadero genio.

El primero de sus goles llega tras un tiro libre potente y bajo del Ricardo Elbio Pavoni, el arquero logra taparla despejando hacia un costado, pero Agustín Balbuena toma ese rebote y la devuelve al medio para que Bochini, casi chocándola, la meta adentro. El segundo es magia pura, Bochini llega a la línea del área grande con pelota dominada y un defensor sale a cruzarlo con todo, lanzándose con fuerza para intentar llevarse pelota y/o, en su defecto, pierna y jugador completo. Pero el “Bocha” toca suave la pelota pasándola de caño al defensa y limpiándolo de su camino, para luego sacar un remate curiosamente muy fuerte, y vencer al arquero haciéndola pegar en el costado de la red por el segundo palo. No se lo pierdan de ver, es una auténtica joya.

En segundo lugar, quien amerita la efeméride es otro ídolo incuestionable del club, alguien que si bien está atrás del “Bocha” (como todos los jugadores en la historia del Rojo), sin lugar a dudas pelea por el segundo puesto en la máxima idolatría, me refiero al gigantesco Ricardo Elbio Pavoni.

El “Chivo” ese día anotó dos goles vía tiro libre penal, un arma letal del lateral uruguayo. Pero no solo fueron esos dos goles, porque en la fecha anterior se le había ganado como visitante a Estudiantes de La Plata por 4 a 3, y en ese partido Pavoni convirtió otros dos goles pero de jugada. Fueron cuatro goles en dos partidos, aunque hay que seguir sumando, porque en la fecha siguiente hubo empate 2 a 2 con Chacarita y nuevamente Pavoni se anotó en la red con un gol de penal, para de esa forma completar 5 goles en 3 fechas. ¿Cuántos defensores del mundo pueden decir que han realizado cosas como esas? A eso hay que agregarle que en el torneo anotó un gol para la goleada 6 a 1 sobre Argentinos Juniors, y más adelante le marcaría también a San Lorenzo.

Ahora sigamos un poco más, tomemos el dato de 4 goles de un defensor en dos partidos, ¿Les parece mucho? ¿Algo difícil de que se vuelva a repetir? Tal vez no conozcan demasiado bien la trayectoria de Pavoni en Independiente, tal vez los más jóvenes lo quieren y lo respetan pero con desconocimiento de lo que era capaz este monstruo absoluto. Por eso les cuento que sí señores, que el gran “Chivo” lo volvió a hacer y fue en el mismo año 1974, ya en el Torneo Nacional cuando por la fecha 4 se le gana 3 a 2 al mejor Huracán de todos los tiempos, y en dicho partido convierte Daniel Bertoni y dos goles de penal Pavoni. Entonces me dirán: “Seguro hizo dos más de penal”, pero no, porque a la fecha siguiente como visitante en el sur, se golea a Huracán de Comodoro Rivadavia por 5 a 1 y Pavoni convirtió dos goles pero ambos de jugada.

Así fue, el “Chivo” lo hizo otra vez, cuatro goles en dos partidos para un defensor, obviamente pocos en el mundo pueden lograrlo pero Ricardo lo hizo y lo repitió en el mismo año. Y ya se torna hasta gracioso y fantasioso tal vez, pero solamente 3 fechas después marca otra vez dos goles en la victoria frente a Atlanta, y volvió a anotarle a Huracán en el partido de vuelta. No se quedó conforme, jamás se conformó Pavoni en su carrera, por eso es que en ese Nacional, en la primera fecha de la ronda final de clasificados, le hace un gol a Boca para ganarle por 2 a 1.

Tal desempeño de Pavoni frente a la red ese año, con 15 goles, fue coronado de la mejor de todas las formas posibles, ya que en la primera final de la Copa Libertadores Independiente pierde en Brasil frente a San Pablo, luego en la revancha en Avellaneda gana y se fue a partido desempate en Chile. Allí la victoria fue de Independiente por la mínima diferencia. ¿El gol?  Sí amigos, Ricardo Elbio “el Chivo” Pavoni. ¿Qué calificativo merece? Sinceramente, no lo sé.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

Las imágenes de los dos goles de Bochini en el minuto 11:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

1996Independiente cae derrotado en Avellaneda frente Ferro por 2 a 0, en la primera fecha del Torneo Clausura 1996, y en ese partido se produce el debut vestido de Rojo, de José Luis Calderón, “Caldera”. El club lo pagó 1.600.000 dólares/pesos, y así dio inicio a la primera de sus tres etapas en el club, 1996 a 1997, 1998 a 1999 y 2003, con un total de 131 partidos y 59 goles.

Delantero notable surgido de Defensores de Cambaceres donde fue campeón de la Primera “C” en 1991. Fue rápidamente transferido a Estudiantes de La Plata, equipo con el cual logró el ascenso a Primera División. Para 1996 llega a Independiente para debutar un día como hoy y permanecer un año y medio.

El primer torneo le costó, fueron solamente 4 goles en ese Clausura y un decimosegundo puesto para el equipo. Para el apertura de 1996 aumenta sus goles a 7, misma cantidad que Francisco Guerrero, haciendo una muy buena dupla y terminando subcampeón en ese torneo. Durante el primer semestre de 1997, en el Clausura, convierte 12 goles siendo el máximo anotador del equipo que logró un cuarto puesto.

Napoli de Italia se fijó en él y se lo llevó en ese momento, pero no logró continuidad y se volvió en 1998. Ese año no comienza demasiado bien su segunda etapa, pero al año siguiente explota al máximo, fue para el torneo Clausura 1999 cuando convierte la extraordinaria suma de 17 goles en las 19 fechas de la competencia, convirtiéndolo en goleador y el primer máximo artillero que tuvo en club desde la creación de los torneos cortos Apertura y Clausura allá por el año 1991. Seguramente de sus 17 tantos el más recordado sea el que le hizo a Boca desde casi mitad de cancha al arquero Óscar Córdoba, para vencer al club de la Rivera por 4 a 0.

Luego de tan notable campeonato, “Caldera” fue comprado por América de México, de allí pasó a Atlas de aquel país y retornó al Rojo para el 2003, donde permanece un semestre sin el nivel esperado, siendo lo último de él en Independiente.

Pasó a Arsenal de Sarandí, luego regresa a Estudiantes y sale campeón en 2006. Vuelve a Arsenal y gana la Copa Sudamericana 2007, de allí retorna una vez más al equipo de La Plata y nuevamente es campeón, en esa ocasión ni más ni menos que de la Copa Libertadores 2009. Con 37 años había avisado que se retiraba ese 2009 cuando finalizara su contrato, y sumado a eso, tuvo una pelea con Sebastián Verón, el líder del equipo platense, que impulsó su salida del plantel. Pero cuando parecía que su carrera tenía final escrito, el D.T. Claudio Borghi lo convence de jugar un torneo para Argentinos Juniors y con dicho club sale campeón luego de 25 años, fue en el Clausura 2010. De allí se va a jugar un torneo para el club de sus inicios, Defensores de Cambaceres, en la Tercera División, y en ese mismo 2010 se retira por completo para convertirse en D.T. Estuvo al frente de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, luego trabajó en Atlanta, y su último trabajo fue estando al frente de la reserva de Argentinos Juniors.

Una muy buena carrera la de José Luis, dejando su marca, su huella, y muy gratos recuerdos con cada camiseta que jugó. En el caso de Argentina es muy querido por Estudiantes, Arsenal, Argentinos e Independiente, pero lamentablemente logró títulos con todos menos con el Rojo, aunque para ser justos debemos decir que cada buen torneo que tenía la dirigencia lo vendía en vez de sostenerlo para el armado de un verdadero equipo, una situación que se daba constantemente en el Rojo de fines de los 90 y principios del nuevo siglo.

Calderón era zurdo, con una potencia en su remate que metía verdaderamente miedo, frío para definir, potente físicamente, ejecutor de penales y tiros libres letales, también tenía buen juego aéreo, sabía salir del área para entrar en circuito de juego y jugar de espaldas, un jugador de ataque muy completo. Supo vestir la camiseta de la Selección Nacional en 5 oportunidades, pero sin poder marcar goles.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

Les dejo un video de sus goles con el Rojo:

Colaboración: Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides