Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 23 de Abril

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1972Gran año en la historia del club el 1972, porque recuperaría para sus vitrinas y para el país la Copa Libertadores de América, en lo que sería la tercera obtenida. En dicha competición, iniciada en febrero, Independiente había ya superado la primera fase, siendo líder del grupo A que integró Rosario Central, Atlético Nacional e Independiente Santa Fe. Y durante este mes de abril había comenzado a disputarse la segunda fase, o fase semifinal, junto a Barcelona de Ecuador y San Pablo de Brasil.

Hasta acá todo muy lindo en el plano internacional, pero en lo que respecta al plano local se estaba disputando el Metropolitano y el desempeño del equipo era realmente pobre. Volcado de lleno a la Libertadores, el Rojo terminó la fecha 11 del torneo local con 2 triunfos, 3 empates y 6 caídas, y de esas derrotas la última fue la peor. Visitando a Central en Rosario el Rojo cayó con una paliza de 6 a 0, siendo la mejor victoria del equipo rosarino frente a Independiente en toda la historia, aunque apenas le sirvió de consuelo ya que como dije, el Rojo lo había eliminado en la primera fase de la Copa.

Lógicamente, Independiente se encontraba en la zona baja de la tabla, y por el reglamento de ese entonces, los 6 últimos ubicados al terminar el torneo debían jugar un hexagonal que determinaría cuáles dos equipos perderían la categoría. Con este panorama, al equipo y al D.T. Pedro Dellacha, se les presentaba una encrucijada, porque un día como hoy haciendo de local en Racing por la fecha 12, el Rojo recibía a Boca, y cuatro días más tarde iba a viajar a Brasil para enfrentar a San Pablo por la semifinal de la Copa Libertadores. ¿Había que poner lo mejor en cancha para ganarle a Boca y salir del fondo de la tabla? ¿O Había que guardar a los titulares para ir a buscar un triunfo a Brasil que asegure el pase a la final de la Copa?

Así planteadas las cosas, salen a la cancha para enfrentar a Boca estos 11: Miguel Santoro; Eduardo Commisso, Miguel López, Francisco y Ricardo Pavoni; Alejandro Semenewicz, Miguel Raimondo y José Pastoriza; Agustín Balbuena (89’ Antonio Moreyra), Manuel Magán y Hugo Saggioratto, con Pedro Dellacha como D.T. Por si no lo notaron, se trataba del equipo con todos titulares, faltando solamente jugadores como Luis Garisto, Eduardo Maglioni o Dante Mírcoli. Mientras que Boca presentó a: Sánchez; Suñé, Mouzo, Rogel, Malbernat; Medina, Peracca (75’ Bongiovanni), Potente; Peña, Curioni y Ferrero, con el entrenador chileno Fernando Riera Bauzá.

Pobrísima producción de Boca ese día, que solamente jugó a los pelotazos y al contragolpe, sin generar preocupaciones a un Miguel Santoro que respondió bien cuando fue necesario. Mientras que Independiente fue superior en todos los sectores del campo, con un alto nivel de su línea media y su defensa, tal es así que todos fueron calificados con 8 o más puntos por El Gráfico. El Rojo era amplio dominador del cotejo, pero el gol llegó recién a los 40 minutos, cuando Agustín Balbuena por derecha le ganó a Oscar Malbernat y metió un centro bajo, la pelota entró al área y apareció José Pastoriza, ganándole a su marca que era Roberto Mouzo y anticipándose al arquero Rubén Sánchez. El “Pato” tocó suave la pelota con la suela de su botín derecho y la mandó a la red, fue el 1 a 0 que sería el resultado definitivo.

Un resultado sumamente mentiroso, porque debió ser goleada y de las amplias. Independiente tuvo una superioridad abrumadora sobre su rival, pero los tres de arriba no estuvieron a la par de gran nivel del resto. Santoro anuló los pocos intentos de empate de un Boca sin fútbol, Commisso y Pavoni ganaron sus duelos con los delanteros por afuera, López y Sá ganaron todos los anticipos. En el medio Semenewicz se comió la cancha, robando todas las pelotas para dominar el medio pero además siendo claro para sumarse en ofensiva, mientras que Raimondo fue otro de gran partido. Pero en la elección de la figura ganó José Pastoriza, por su gol y por el gran partido jugado, colaborando con los demás volantes y siendo el organizador de todo el ataque. Repito, si los de arriba hubiesen estado más punzante el resultado era por varios goles de diferencia.

El triunfo le dio oxígeno a Independiente, saliendo del fondo de la tabla y con envión anímico para seguir su paso firme en la Copa que lo vería campeón. Por otra parte, para el partido en Brasil de 4 días después, el equipo mantuvo a 10 de los 11 jugadores que le ganaron a Boca, ingresando solamente Luis Garisto en lugar del “Zurdo” Miguel López. Es decir, que en doble competencia hace casi medio siglo, con peores campos de juegos que en el presente, con transportes de menor comodidad que en el presente, y con todos los detalles que deseen analizar, los jugadores de Independiente salían al campo de juego sin importar las circunstancias. En Brasil el Rojo cayó frente a un durísimo San Pablo, equipo al que vería nuevamente en la final de la Copa Libertadores 1974, pero luego en Avellaneda fue victoria roja para quedar como líder de las semifinales y acceder a la final de la Copa frente a Universitario de Perú.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

1973Nacimiento en la Capital Federal, de Pablo Oscar “Morrón” Rotchen, quien jugó 214 partidos con 5 goles entre 1992 y 1999, para ser campeón del Torneo Clausura 1994, Supercopas 1994 y 1995, y Recopa 1995.

Patrón de la defensa, un marcador central duro, dejaba su huella en cada cruce y fue pilar del equipo multicampeón 1994-1995 con Miguel Brindisi primero y luego Miguel López como Ds.Ts. Surgió de las inferiores del club, tomando como referentes a la durísima zaga central del campeonato 1988-1989 que formaban Pedro Monzón y el paraguayo Rogelio Delgado.

Rotchen tenía también una gran personalidad y se convirtió muy rápido en estandarte de la defensa, con una entrega y amor por la camiseta incuestionables.

Era una de las caras de los nuevos ídolos que surgieron con el retiro de Ricardo Bochini, esos jóvenes del club como Gustavo López, Pascual Rambert, Daniel Garnero, etc. Afianzado en Primera División, fue adquiriendo cada vez más temperamento y seguridad en la marca, haciendo que llegar libre al arco fuese muy complicado. Además tenía un gran juego aéreo en defensa y ataque.

La regularidad de su nivel con los años, hizo que para 1999 Espanyol de Barcelona compre su pase y se lo lleve para ser Campeón de la Copa del Rey en el 2000, y luego en 2002 pasó a jugar en Monterrey de México, logrando nuevamente ser Campeón, como durante toda su carrera, hasta retirarse en 2005.

Pablo también jugó para la Selección Nacional, siendo integrante del plantel que disputó los Juegos Panamericanos de 1995 logrando medalla de oro, y del plantel que jugó la Copa América de 1997.

Retirado como jugador siguió vinculado a la actividad, principalmente como parte del cuerpo técnico de su amigo Martín Posse, delantero con el que jugó en su estadía en España.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

Les dejo un video de sus goles y algunas jugadas más:

Colaboración: Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides