Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 24 de Abril

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1930Nacimiento en Villa Crespo, Capital Federal, de Rodolfo Joaquín Micheli, “Fito”, quien jugó en el club un total de 154 partidos con 53 goles, entre 1952 y 1957.

Surgido de las inferiores del club, al cual llegó con 14 años, pero cuando tenía 20 lo cedieron a préstamo a Argentino de Quilmes que estaba en la Segunda División, y allí permaneció hasta que en 1952 y regresa. Debuta a principios de abril de ese año, frente a River, en un partido que ya tuvo efeméride, con resultado 3 a 3 logrando el empate Micheli a falta de 2 minutos para el final.

Fue un wing derecho de los tradicionales, que jugaba pegadito a la línea y con la velocidad como su principal arma. Se caracterizaba por desbordar para luego habilitar a sus compañeros, pero no le tenía ningún temor al gol, y su promedio lo marca.

Es el primero que se nombra del Quinteto de Oro, aquella mítica delantera de los años 50, que según los más longevos simpatizantes del club dicen que hay que saberla de memoria, o de lo contrario no se es hincha de Independiente: Micheli, Cecconato, Lacasia (luego Bonelli), Grillo y Cruz, de corrido y sin titubear se debe pronunciar.

Delantera formidable que supo ser íntegramente la formación de la Selección Nacional en varias oportunidades, como nunca había pasado ni volvió a suceder, todo el ataque de Argentina era la delantera del Rojo e incluso fue la que logró el gran triunfo a Inglaterra en 1953, dando origen al Día del Futbolista Argentino gracias al gol de Ernesto Grillo. Aunque todos recuerdan aquel famoso gol, la victoria 3 a 1 se logró gracias a que Rodolfo marcó uno de los goles.

El otro gran hito de la historia vinculado al quinteto, es el triunfo con paliza a Real Madrid en su casa, y en ese encuentro “Fito” se lució al máximo anotando un triplete para el 6 a 0 final.

En la misma temporada que debuta, Micheli disputa los 30 partidos del campeonato y aporta con 13 goles para lograr el tercer puesto en la tabla. En 1953 el equipo sale cuarto y Micheli vuelve a jugar todos los encuentros pero marcando 11 goles. Para 1954 logra su mejor marca en cuanto anotaciones, porque en 29 partidos convierte 16 tantos siendo el goleador del equipo, y logrando el subcampeonato esa temporada. Esos primeros tres años fueron los mejores suyos en números de goles, pero jamás dejó de brindárselos a sus compañeros.

Para 1958 pasa a River donde juega muy poco, luego Huracán, Millonarios de Colombia, Platense y Juventud Unida de San Miguel, pero nunca tuvo el nivel mostrado en el Rojo. Con la camiseta de la Selección Nacional, además de lo ya mencionado de toda la delantera, Micheli fue goleador y campeón de la Copa América 1955, totalizando 14 partidos y 10 goles con la albiceleste, un promedio maravilloso para un wing.

Desde 1969 en adelante, “Fito” encaró un emprendimiento familiar con su maxi quiosco y agencia de lotería, negocios con los que sigue actualmente, y además es entrenador de chicas en fútbol femenino.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

1949Independiente debuta en el Campeonato de Primera División 1949 visitando a Boca y ganándole por 0 a 2, con goles de Juan Rupar en contra a los 65 minutos y de Alfredo Ledesma de penal a los 81’, mientras que el arquero del Independiente, Osvaldo Simonetti, contuvo un penal a los 83 minutos ejecutado por Pedro Grima.

Para aquel entonces todavía seguía el conflicto del fútbol iniciado el año anterior, es decir, la huelga de los futbolistas profesiones buscando más derechos y mejores condiciones laborales. Es por eso que los clubes utilizaban a muchos jóvenes en sus formaciones. Aquel día el Rojo formó con: Osvaldo Simonetti; Juan Barraza y Héctor Riera; Alfredo Ledesma, Rodolfo Bisutti y Joaquín Seisdedos; Roberto Rodríguez, Atilio Paramidani, Osvaldo Bianco, Ernesto Grillo y Rodolfo Durán. Mientras que Boca lo hizo con: Galante, Rupar, Otero, Iemma, Bratina, Grima, Sánchez, Urueña, Yeso, Flamat y González.

Ahora sí volvemos al Rojo y a lo más importante de la fecha, porque aquel día en el triunfo en La Bombonera, hizo su debut en Primera División vestido de rojo, un futbolista que sería ídolo del club aún sin coronarse campeón, posteriormente ídolo del rival de ese día, y un jugador notable en la historia del fútbol argentino, y claro que me refiero a Ernesto “Coco” Grillo.

Había hecho las inferiores en River, y estando en cuarta división el técnico Carlos Peucelle lo ubicó como puntero derecho. No le gustaba ese puesto, no quería jugar sobre la raya, razón por la cual pidió el pase y lo dejaron libre para que llegue a Independiente en 1947. Hizo cuarta y tercera división hasta llegar al debut un día como hoy. No logró afianzarse ese año, pero era cuestión de tiempo para que éste crack se convierta no solo en el mejor y el líder de todo el equipo, sino en uno de los mejores de todo el país año tras año.

En 1950 fueron 6 sus goles en 19 partidos, en 1951 hizo 13 en 22 juegos, en 1952 fueron 15 tantos en doble cantidad de jornadas, y en 1953 con 14 en 23 partidos fue el goleador del equipo. Su aporte goleador continuó hasta su última temporada superando siempre la decena de goles, incluso en 1956 anotó 17 para ser el goleador del país junto a Juan Castro de Rosario Central. En 1957 disputa la primera fecha del campeonato, jugada el 5 de mayo frente a Huracán, y Ernesto convierte el segundo tanto de la victoria 2 a 0, siendo ese su último partido en el club y despidiéndose con gol.

Formó parte de uno de los equipos que mejor fútbol desplegó en la historia roja, el denominado “Quinteto de Oro” junto a Rodolfo Micheli, Carlos Cecconato, Carlos Lacasia (después Ricardo Bonelli), y Osvaldo Cruz, dando espectáculos en todas las canchas del país. Ernesto era el talento de ese quinteto y llevaba la 10.

Fue así que vino a buscarlo Milan de Italia, cuando muy poquitos jugadores tenían la chance de emigrar a Europa. Lo pagaron más de 3 millones de dólares, una cifra extraordinaria para la época, y con el dinero Independiente construyó la pileta que hoy en día sigue siendo utilizada y es otro motivo de grandeza del club. Posteriormente regresó al país en 1960 para jugar en Boca hasta retirarse en 1966, logrando tres títulos locales y siendo ídolo en dicho club, pero jamás volviendo a mostrar el altísimo nivel que había tenido año tras año vestido de rojo.

Grillo dejó en Independiente 90 goles en sus 194 partidos, siendo el quinto goleador histórico del club en torneos nacionales. Dejó además la comprobación irrefutable de que se puede ser ídolo sin lograr títulos, ya que el famoso equipo de la década del 50 con el Quinteto de Oro no logró dar vueltas olímpicas pero obtuvo el reconocimiento de todo el mundo del fútbol. Aquel quinteto que debe saberse de memoria y decirse de corrido para ser un verdadero hincha de Independiente, tuvo en Grillo a su máximo exponente de fútbol, y fue la delantera completa de la Selección Nacional, algo que jamás se volvería a repetir en la historia argentina.

Con la camiseta del país fueron campeones de la Copa América de Chile 1955, marcaron un promedio de goles extraordinario, y además fueron los primeros en vencer a Inglaterra en 1953, justamente con un gol magnífico de “Coco” que dio origen al Día del Futbolista Argentino, como para que tomen dimensión de lo que fue este monstruo en la historia de nuestro fútbol. En 10 años con la camiseta albiceleste totalizó 21 partidos y 8 goles.

Sumado a eso, en 1953 Independiente tuvo su mejor gira internacional de la historia, recorriendo Europa para obtener triunfos notables y el reconocimiento de todo el público en diversos países, siendo un ícono de esa gira la goleada al mejor Real Madrid que ha dado la historia y uno de los mejores equipos que se vio en el planeta, liderados por Alfredo Di Stéfano. Fue 6 a 0, una de las peores derrotas de la historia del Real en su propia cancha. Grillo le dio a toda Europa una verdadera exhibición del manejo de la pelota, haciendo que sea imposible quitársela si no era con faltas.

Un auténtico artista, gambeteador empedernido y de excelencia, rey de los amagues, jugador táctico e inteligente, lleno de picardía, con poder de gol, y fuera de la cancha sumamente carismático, así era nuestro ídolo Ernesto “Coco” Grillo, que falleció muy enfermo en 1998.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

Les dejo video de él mismo contando su gol a los ingleses:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

1983 – Por la fecha 2 de la segunda fase del Torneo Nacional, Independiente recibe a Instituto de Córdoba, formando el equipo de la siguiente manera: Carlos Goyén; Pedro Monzón, Hugo Villaverde, Enzo Trossero y Carlos Enrique; Carlos Carrizo, Claudio Marangoni, Jorge Burruchaga (81’ Rodolfo Zimmermann) y Ricardo Bochini; Gabriel Calderón y Carlos Morete, con Nito Veiga como D.T.

La primera emoción del partido llega a los 27 minutos, cuando un centro supera al arquero pegando la pelota en el travesaño, el rebote le queda a Jorge Burruchaga y es él quien de cabeza pone el 1 a 0. Duró poco la ventaja porque a los 31 empata el equipo cordobés, por medio de Rodolfo Rodríguez con un remate desde fuera del área, pero apenas un minuto más tarde hay penal sobre Gabriel Calderón a favor del Rojo y nuevamente “Burru” anota para el 2 a 1. Sin embargo, una vez más la visita llegaría al empate, a falta de un minuto para terminar la primera parte, con gol de Hugo Villaverde en contra luego de un rebote en una pelota que llegó cruzada por lo bajo. Así se fueron al descanso con el empate en 2.

En la segunda etapa cuando iban 57 minutos, Enzo Trossero envía un centro que supera al arquero, y luego de un gran salto impacta la pelota de cabeza Pedro Damián Monzón, para convertir el 3 a 2 que sería el resultado definitivo, y siendo ese gol el primero de los 10 que hizo “Moncho” en su trayectoria en Independiente. Justamente el rival al cual le convertía, era el mismo contra el cual había debutado en agosto de 1981.

Pedro era fruto de las divisiones inferiores del club, y por aquella época tuvo que pelearla mucho y correrla de atrás, debido al enorme nivel que había en los centrales de Independiente. No solamente estaban Villaverde y Trossero, para muchos la mejor dupla central de la historia roja, sino que también Jorge Olguín era del club.

Monzón integró, pero sin ser titular, el plantel multicampeón del “Pato” Pastoriza que ganó el Metropolitano 1983, la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental 1984. Justamente en Japón frente a Liverpool, entró faltando 15 minutos en lugar de Villaverde. Para 1986 emigra por media temporada a Unión de Santa Fe buscando más minutos en cancha, y al regresar a Independiente empieza a jugar más seguido, Trossero ya no estaba en el club mientras que Villaverde con el correr de los años jugaba cada vez menos.

Así llegaría al año 1989, cuando “Magoo” se lesiona y decide retirarse, y con Jorge Solari como D.T., “El Moncho” se convierte en titular indiscutido haciendo una dupla de gran fortaleza junto al paraguayo Rogelio Delgado. Ese año el equipo sale Campeón, en lo que fue el último título del club en torneos largos de toda una temporada, con Pedro como gran baluarte de aquel plantel y metiéndose en el corazón del hincha para siempre.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

Les dejo video con los 5 goles de aquella jornada, comienzo a los 1:26 minutos:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

1984 – Jornada impresionante en la Doble Visera de cemento, porque Independiente jugaba su último partido en la fase de grupos de la Copa Libertadores 1984.

En ese momento la situación era la siguiente: El Rojo era el líder del grupo con 7 puntos y diferencia de 5 goles a favor en 5 partidos jugados. El segundo era el rival de un día como hoy, Olimpia de Paraguay, con mismo puntaje y diferencia de 3 goles a favor pero en 4 partidos, mientras que los dos equipos restantes, Estudiantes de La Plata y Sportivo Luqueño, ya no tenían chances. En esas circunstancias, si Independiente ganaba prácticamente sellaba su clasificación como líder del grupo, porque obligaba a Olimpia a golear en su visita a Estudiantes en el partido que le faltaba. Recordemos por las dudas, que solamente el primero del grupo seguía en camino a la Copa.  

En ese contexto numérico, y en un estadio colmado de público, salen a la cancha para el Rojo estos 11: Carlos Goyén; Rodolfo Zimmermann, Hugo Villaverde, Enzo Trossero y Néstor Clausen; Ricardo Giusti, Claudio Marangoni, Jorge Burruchaga y Ricardo Bochini; Enrique Sánchez (61’ Sergio Bufarini) y Alejandro Barberón, bajo la comandancia del D.T. José Omar Pastoriza. Sabiendo de sus necesidades, Independiente sale a ganar y en apenas un minuto de juego logra la ventaja. Luego de un córner Claudio Marangoni gana en el área al arquero Ever Almeida y conecta de cabeza para el 1 a 0, con todo el estadio viniéndose abajo por el festejo enloquecido de la gente.

Sin embargo pareció que al equipo le jugó totalmente en contra comenzar ganando tan rápidamente, porque entró en la displicencia, y en una contra a los 17 minutos Carlos Goyén tapa de gran forma un mano a mano despejando, pero ese despeje quedó en poder del equipo rival y la pelota derivó en Jorge Guasch, quien con un tremendo disparo largo convierte un golazo para el empate.

Por suerte el Rojo tardó unos minutos pero se despertó y se recuperó. Marangoni desde fuera del área probó y su remate dio en el poste, y luego hasta el final de la primera etapa, el arquero de Olimpia fue la figura del encuentro tapando todo, a Rodolfo Zimmermann, a Enrique Sánchez, a Alejandro Barberón, etc. Se fueron al descanso en igualdad y el Rojo sabía que no le servía el resultado.

En los primeros momentos de la segunda etapa el partido había perdido intensidad, hasta que la visita ataca por derecha y mete un centro al punto penal, donde llega un delantero que es absurdamente empujado por Zimmermann y el juez del encuentro cobra penal para Olimpia, cambiado por gol mediante Gustavo Benítez a los 54 minutos. Un panorama nefasto para el Rojo, porque si con el empate dependía de que Estudiantes le ganara a Olimpia, ahora en la derrota ya estaba totalmente eliminado y era el conjunto paraguayo quien superaba la fase.

Restaba algo más de media hora de juego para lograr una hazaña, porque repito, había que ganar. Y el equipo entendió que de eso se trataba, de hazañas, como tantas en la historia del club, por eso fue dejando de lado el orden y la estética del juego para convertirse en 11 endiablados atacando con todo a su rival, haciendo llover centros al área, o por el medio que fuese para llegar al gol, mientras Hugo Villaverde alentaba a sus compañeros a subir bancándose solo la defensa.

Pastoriza movió el banco a los pocos minutos, sacando a Enrique Sánchez por Sergio Bufarini, que sería clave en el encuentro. Pasados los 70 minutos Marangoni intenta filtrar una pelota dentro del área, y si el penal de Zimmermann había sido absurdo, mucho más lo fue lo del defensor paraguayo cortando el pase de “Maranga” con su mano, para que ni siquiera exista protesta por la sanción de la pena máxima a favor de Independiente. Jorge Burruchaga fue quien tomó la pelota y, según sus propias declaraciones posteriores, le tocó patear el penal más difícil de su carrera, pero lo hizo con toda la categoría que lo caracterizaba, logrando hacer pegar la pelota en la base del palo para ser inatajable, y fue el 2 a 2 cuando iban 73 minutos.

Quedaba unos 15 minutos de juego para que se completara la hazaña del triunfo, y el partido continuó con la línea que se venía dando, es decir, Independiente totalmente volcado al ataque y el equipo campeón de Paraguay resistiendo.

El Rojo se quedaba sin aire por el esfuerzo realizado, y a puro amor propio seguía yendo al frente, hasta que Olimpia se animó a intentar su propio milagro y lo pagó caro. Iban 88 minutos cuando Barberón recuperó la pelota en campo rojo (lo hizo en posición de lateral derecho), tocó para Ricardo Bochini en la media cancha y arrancó una de las diagonales más maravillosas jamás vista. El “Bocha” avanzó y metió un pase de los suyos, bochinezco, que fue un puñal para la defensa de Olimpia, Barberón siguió su carrera interminable y se llevó la marca a la rastra por izquierda, metió el centro al área, y Sergio Bufarini entrando libre la empujó a la red convirtiendo uno de los goles más lindos de la historia roja. Un gol de antología, una obra de arte del fútbol, una carrera memorable de “Porota” iniciando como lateral derecho y culminando como wing izquierdo, en una jugada extremadamente difícil de encontrarle comparación.

Se desató la locura, el delirio, la fiesta, más de 50 mil almas eran testigos de un Independiente haciendo historia grande, que ya venía de hacerlo con el épico partido frente a Estudiantes que recordé 11 días antes, y ahora escribía una página de oro más en el libro de su gloriosa historia, en el libro de la Copa Libertadores, que lo tenía y lo tiene como su Rey absoluto.

Tres días más tarde Estudiantes no se atrevió a darle un triunfo escandaloso a Olimpia por goleada, y solamente fue derrotado por 1 a 0, por lo que Independiente quedó líder del grupo por diferencia de gol y de esa forma accedía a la siguiente fase de la Copa, la de semifinales, en donde formaría grupo con Universidad Católica de Chile y Nacional de Uruguay.

Les dejo el resumen del partido en 3 videos para que lo disfruten, no para ver solamente los goles sino también el fútbol demoledor que desarrollaba este equipo de Independiente, la actitud, el coraje, y el amor propio que tenía:

La FECHA puesta en la pantalla del 13 de abril, es incorrecta. El partido fué el 24 de ABRIL de 1984
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg

Colaboración: Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides