Conectate con nosotros

Fútbol

Independiente se desarma y Ariel Holan entra en la temida curva del desencanto

Rodolfo Chisleanschi

La escritora mexicana Ángeles Mastretta afirma que la curva del desencanto hay que recorrerla entera. Explica Félix Peña, economista rosarino especializado en cuestiones internacionales, que esa misma curva se inicia siempre con grandes dosis de entusiasmo y desemboca en una frustración de tamaño semejante. No lo dicen ellos pero se sabe que lo difícil, en todos los casos, es determinar en qué punto de ese camino
puede encontrarse un proceso, no importa que se hable de política regional, una relación de pareja o el desarrollo de un equipo de trabajo.

Independiente regresó ayer de vacaciones con esas dudas bajo el brazo. El pasado 30 de diciembre se cumplieron dos años del día que Ariel Holan se hizo cargo del plantel (es el primer entrenador del Rojo que dura tanto tiempo en lo que va de este siglo), y la situación es evidentemente mejor desde todo punto de vista.
El Rey de Copas pasó de ser un club que vivía con los nervios de punta a cosechar elogios por su juego, recuperó el orgullo, sumó un par de trofeos internacionales, revalorizó a sus jugadores, equilibró sus cuentas y varios ítems más. El técnico ensanchó sus espaldas y el plantel se ganó un crédito justificado.
El «problema» es que, al mismo tiempo y como lógica consecuencia, se fue elevando la vara de las expectativas, y en 2018 no se cumplió casi ninguna. A la hora del balance la coincidencia fue generalizada: no se trató del año esperado. «Holan tendrá que trabajar mucho», deslizó Ricardo Bochini, el ídolo mayor. «El técnico no encontró el equipo después de ganar la Sudamericana», enfatizó Daniel Bertoni, su viejo compinche.
Lo concreto es que por razones tan diversas como la acumulación de compromisos, las lesiones, la mala suerte, algunas decisiones arbitrales puntuales, pero fundamentalmente debido a muchísimos errores propios, a Independiente se le escapó la Recopa, no se clasificó para la Libertadores 2019, cayó ante Brown de Adrogué en 16avos de final de la Copa Argentina y cerró el año a 13 puntos de Racing en la Superliga. La obtención de la modesta Suruga Bank y volver a jugar unos cuartos de final de Libertadores luego de 28 temporadas fueron el consuelo a tantas decepciones.
Así las cosas, el comienzo del nuevo curso mueve los platillos de la balanza. Las expectativas ya no son tan altas y el crédito ya no es tan amplio. A cambio han crecido las obligaciones.
Pero además, las primeras noticias del año incrementan el desaliento. Emmanuel Gigliotti , el goleador, se marchó al Toluca. Martín Campaña , arquero, capitán y pieza clave, está a punto de firmar con el Santos brasileño. Se fue Maxi Meza a Rayados de Monterrey, hay ofertas por Alan Franco, Gastón Silva y Juan Sánchez Miño. y por ahora
los posibles reemplazos son simples rumores.
«Estamos en una economía muy seductora para que nuestros jugadores emigren y eso nos presenta un enorme desafío», planteaba Holan allá por fines de octubre, con el dólar ya rondando los 40 pesos. «Debemos seguir enriqueciendo nuestro patrimonio económico y financiero con las ventas sin decrecer en lo deportivo para seguir siendo competitivos. Tratar de tener el recambio antes de vender y no una vez que hayamos
vendido», explicaba en el contexto de una charla que apuntaba a un plazo mucho más largo que dos meses y medio. La vuelta al trabajo, sin embargo, le presenta otro escenario bien diferente.
La simple lectura de las alineaciones que presentó el Rojo en las finales de la Sudamericana ante Flamengo es un crudo golpe de realidad. En ellas participaron 16 jugadores, de los cuales la mitad ya no está y los cuatro antes citados podrían irse. Y solo han pasado 13 meses desde entonces.
Algunos dejaron Avellaneda de manera «natural» al elevar su cotización -Tagliafico, Barco, Meza-; otros por rendimientos insatisfactorios -Albertengo, el Burrito Martínez, Amorebieta-; pero hay un grupo que llama mucho la atención. Diego «Torito» Rodríguez, Gigliotti y Campaña eran líderes, referentes, jugadores con voz propia en el vestuario (el arquero uruguayo va incluido en el paquete porque su representante, Flavio Perchman, dio por cerrado su pase al Santos). Igual que
Tagliafico. Igual que el profe Alejandro Kohan, preparador físico y coaching con gran ascendiente sobre el plantel que dejó el club en enero del año pasado. Ninguno de ellos arrancará vestido de rojo 2019. Al aplausómetro de la hinchada solo le queda Nicolás Domingo para aumentar los decibelios. El grupo queda casi huérfano de mando, más allá del lógico liderazgo que le corresponde al entrenador como director general del grupo. Y ese es, a priori, un inconveniente añadido.
Con la Superliga perdida y la Sudamericana como objetivo todavía lejano,
Independiente empieza 2019 abocado a una renovación inesperada. Holan tendrá menos de un mes para rearmar su equipo y recuperar el estilo lucido y ganador que le hizo ganar el favor de los propios y la simpatía de los de afuera. Seguramente sabe que lo hace con un crédito más estrecho que hace un año y con la obligación de frenar el avance -o mejor aún, de dar marcha atrás- en el temido camino de la curva del
desencanto.
Buscan arquero, mediocampista y delantero
Los primeros nombres surgidos para reemplazar a los que se fueron son los de Fernando Zampedri, el «9» de Rosario Central; el peruano Christian Cueva, por quien el club ya había hecho gestiones en el mercado de invierno; y una larga lista de arqueros que integran Mariano Andújar, Nicolás Navarro, Agustín Rossi e Iván Arboleda. Hugo
Moyano aceptó un interés por traer a Alejandro «Papu» Gómez, confeso hincha de Independiente. Y el club le acercó una oferta al representante de Walter Kanneman, central del Gremio. El América de México, por el contrario, negó que desde Avellaneda
preguntaran por el volante paraguayo Cecilio Domínguez.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Fútbol

WhatsApp chat