Conectate con nosotros

Fútbol

EL ROJO PERDIÓ EN LINIERS

Independiente no pudo con el Vélez de Heinze que lo supero en casi todo el partido…

Los goles del fortín los convirtieron Maxi Romero en el primer tiempo y Thiago Almada en el complemento. Retroceso en el juego para el equipo de Beccacece.

No encuentra el equilibrio. No logra mantener un buen nivel futbolístico dos partidos seguidos. No puede plasmar en la cancha lo que el técnico pregona afuera de la misma. Así esta esté Independiente. Sin rumbo cierto. Es verdad que todavía sigue con vida en la Copa Argentina y falta mucho para que termine el campeonato pero así no se podrá llegar muy lejos. No es la forma de lograr un objetivo o de pensar en grande.

 Si bien es verdad que el encuentro empezó parejo sin que se sacaran grandes ventajas y con ambos equipos tratando de ser ofensivos, fue Vélez el que logró con el correr de los minutos ser el principal protagonista. Y fue Maxi Romero quien abrió la cuenta para los de Heinze a los 27’ del primero tiempo tras una muy buena jugada colectiva, aunque con un poco de buena fortuna ya que un rebote lo dejo solo al delantero del fortín, que solo la tuvo que empujar para convertir.

A partir de ahí los de Liniers empezaron a ser amplios dominadores del juego. Independiente intentaba con Cecilio por afuera, pero sin mucha profundidad. Domingo Blanco trataba de ser ese conductor que está buscando el Rojo, pero era bien neutralizado por la defensa local. Y por si fuera poco una vez más se sintió la falta de un referente de área en la visita. La más clara de Independiente fue un remate de Palacios de afuera del área que paso muy cerca del palo derecho del arquero Hoyos. No hubo tiempo para más.

 La segunda mitad fue un dominio casi total del local que manejaba con criterio la pelota y que buscaba el segundo para empezar a liquidar el encuentro. A pesar de esa superioridad Pablo Pérez tuvo el empate en un mano a mano con el arquero rival pero definió sin fuerza al cuerpo del arquero. Tampoco pudo aprovechar el rebote que dio Hoyos. Lo más claro para un Independiente que no le encontraba la vuelta al partido.

Y por si fuera poco a los 30’ del segundo, el ingresado Thiago Almada, de afuera del área, la clavo en el ángulo izquierdo del arco de Campaña que nada pudo hacer para evitar el segundo y definitivo gol del partido. Pudo ampliar más la ventaja el local pero se quedó ahí. Con el dos a cero le alcanzó y le sobró para vencer a un Independiente que poco pudo hacer en la mañana de Liniers.

Se quedó en algunas buenas intenciones y solamente por momentos. Muy poco para un equipo que aspira a pelear y de ser posible a ganar cosas importantes. Hora de hacer una verdadera autocrítica y de empezar a tirar todos para el mismo lado porque si no esto puede llegar a ser mucho peor. Todavía estamos a tiempo, todavía es posible enderezar el barco y no chocar nuevamente con el iceberg. Que así  sea.

Resúmen del partido, aunque nos duela:

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Fútbol

WhatsApp chat