Conectate con nosotros

Fútbol

GOLEADA PARA EL DESAHOGO.

Independiente terminó con una sonrisa tras ganarle 3 a 0 a Central Córdoba en Avellaneda. A pesar de esto la performance en la Superliga fue un desastre.

Cuanto necesitaba lograr un triunfo así. Sobre todo para terminar de manera más decorosa este torneo que le fue más que esquivo. Es cierto que el balance en general fue más que deplorable. Perdió diez partidos de veintitrés y por ahora termino decimocuarto de 24 equipos (si Unión le gana a Vélez quedaría decimoquinto). Todo dicho lamentablemente. Pero por lo menos termina el certamen con una sonrisa, cosa que a esta altura no pareciera ser poco. Por el contrario quizás sea el puntapié inicial de una levantada más que deseada.
Desde el comienzo del partido el Rojo fue superior al equipo santiagueño. Tomo la iniciativa dominando a su rival que solamente apostaba al contraataque como arma ofensiva. Pero a pesar de ser superior Independiente no sabía y tampoco podía definir las situaciones que creaba. Lo tuvo Silvio Romero en dos ocasiones, una se la saco muy bien el Ruso Rodríguez y en la otra se perdió el gol casi en el área chica (puso mal el pie y la pelota se fue afuera) tras un buen desborde con posterior centro de Brian Martínez. Poco igual para un primer tiempo bastante pobre. Independiente dominaba pero no concretaba pesar de la buena performance de los más chicos que dejaban todo en el campo de juego.
La segunda etapa era parecida a la primera. Independiente tomando siempre el protagonismo ante un Central Córdoba timorato que poco intentaba más que algún pelotazo salvador que nunca llegaba. Lo tuvo Martínez a los seis minutos pero el travesaño le dijo que no. Así pasaban los minutos y al Rojo parecía que el arco no se le quería abrir. Hasta que a los treinta y uno del complemento apareció Andrés Roa en su máxima expresión: saco un zurdazo al ángulo del Ruso Rodríguez (que nada pudo hacer) y decretó el uno a cero tan deseado por el público local. Y ahí si la historia fue otra. A los treinta y ocho minutos Nani quiso despejar una pelota que iba a Silvio Romero y se la puso en la ratonera al arquero visitante. Dos a cero que por el trámite del partido y por los minutos que restaban parecía muy difícil de dar vuelta para los santiagueños. Y no solo fue así sino que ya en tiempo de descuento Silvio Romero logro convertir el tercero para decretar la goleada y por si fuera poco quedar como uno de los dos goleadores de la Superliga con doce tantos. Centro de Bustos cabezazo y a festejar. Merecido para Silvio que lo busco todo el partido.
Se ganó un gran partido y es válido festejarlo. También vale y mucho el desahogo del final. Pero como se dijo anteriormente el balance de este torneo fue más que mediocre. Muy mediocre tirando a malo. Deberá trabajar mucho Pusineri para revertir esto. Y no hay mucho tiempo porque ya el sábado que viene Independiente deberá enfrentar a Vélez en lo que será el comienzo de la Copa de Superliga. Esperemos que otro sea el cantar para el Rojo. Esperemos que los vientos de cambio aparezcan y todo mejore. Que así sea.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Fútbol

WhatsApp chat