Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 24 de julio

Para algunos, un recuerdo, para otros es conocer nuestra inmensa historia…

1937 Nacimiento en Buenos Aires de Osvaldo Rubén Toriani, arquero que defendió el arco de Independiente desde 1960 a 1966, con 106 encuentros contando torneos locales e internacionales, y fue Campeón en 1960 y 1963 del Campeonato Argentino, y en 1964 de la Copa de Campeones de América (hoy Libertadores). Además integró el plantel que ganó también la Copa Libertadores de 1965.

Osvaldo surgió del Club Atlético Unión de Mar del Plata, donde debuta en 1955 para luego pasar a Tigre desde 1958 a 1960, año en el que llega a Independiente y automáticamente se corona Campeón del País. Repite en 1963 la coronación, y fue el arquero titular en lo que sería el primer ciclo copero titular de la historia del club.

Lamentablemente, antes de las finales contra Nacional de Uruguay por la Copa de 1964 sufre una lesión, siendo reemplazado por quien posteriormente se quedaría con el puesto muchos años, pero no perdió su lugar con cualquiera sino con el que se convertiría en el mejor, máximo ganador y máximo ídolo de todos los arqueros en la historia del club, me refiero obviamente a Miguel Ángel “Pepé” Santoro. Sería parte del plantel que repite la coronación continental en 1965, pero no atajó en dicha competencia.

Toriani juega su último partido en noviembre de 1966, para marcharse el año posterior a Newell´s por tres años, luego juega para América de Cali de Colombia y finalmente en los Toros de Miami de EE.UU hasta retirarse en 1975.

Éste atajador nato, volador de palo a palo, fue el arquero símbolo del club en aquel equipo de la década del 60 creador de la mística copera, del saludo con las manos en alto y particularmente él, era el preferido de la platea femenina del Rojo por su buen parecer.

Lamentablemente en 1988 a los 51 años, decidió quitarse la vida usando fármacos sedantes y por asfixia al inhalar monóxido de carbono, sumergido en una profunda depresión luego del fallecimiento de su hijo por ahogo en la pileta de su casa siendo muy pequeño, más luego la separación de su esposa y problemas económicos.

1977 – Independiente recibe en la Doble Visera a River y le gana por 2 a 1. Comenzó ganando la visita con gol de Daniel Lonardi a los 22 minutos, y así se fueron al descanso. Para la segunda mitad el Rojo se despertó y literalmente borró de la cancha a River.

La supremacía del local se empezó a traducir en la red a los 69 minutos, cuando Norberto Outes empató el partido, y un ratito después cuando iban 74’, Daniel Bertoni anotó el gol del triunfo tras una gran jugada de Ricardo Bochini por izquierda, dejando en el suelo a Reinaldo Merlo y combinando con Víctor Arroyo, quien terminó cediendo la pelota al “Superpibe” que de frente al arco remató con derecha para vencer a Ubaldo Fillol.

El encuentro fue por la fecha 17 del Metropolitano 1977, torneo que Independiente terminaría como Subcampeón escoltando al vencido equipo de Núñez, además de cortarles una racha tremenda de 18 partidos invictos como visitante, con 14 triunfos y 4 empates.

Se supone que todo lo expuesto es motivo suficiente de alegría para los hinchas rojos, pero lo cierto es que se trató dela victoria más triste” de la historia, ya que un día antes había fallecido el goleador más grande que haya dado el futbol argentino, y obviamente me refiero a Arsenio Pastor Erico, de quien hablé ayer en su efeméride. Ese mismo día del partido con River se estaba desarrollando su velatorio en la sede social del club, y mucha gente se fue del estadio entre llantos por la pérdida de uno de los máximos ídolos de la historia de club y uno de los máximos exponentes del fútbol a nivel mundial que haya vestido la camiseta roja.

Para cerrar, el equipo de la victoria aquel día usó brazaletes negros en señal de duelo, y los 11 fueron: Carlos Gay; José Lencina, Hugo Villaverde, Enzo Trossero y Néstor Bernárdez en defensa; Omar Larrosa, Rubén Galván y Ricardo Bochini al medio; y en ataque Víctor Arroyo, Norberto Outes y Daniel Bertoni, con el D.T. José Omar “Pato” Pastoriza. Mientras que el River de Ángel Labruna contaba con figuras como los mencionados Fillol y Merlo, pero además Daniel Passarella, J. J. López, Leopoldo Luque, Oscar Ortíz, etc.

1984Independiente en el Estadio Olímpico de Porto Alegre, Brasil, se enfrenta al Gremio de dicha ciudad por la primera final de la Copa Libertadores 1984, y le gana 1 a 0 con gol de Jorge Luis Burruchaga a los 24 minutos, en un partido majestuoso que entró en la historia grande del club.

Este encuentro es conocido en la historia de Independiente como “el partido perfecto”, así que empecemos a desglosar para que se entienda. La situación como dije, es nada menos que la final de la competición más importante del continente, con Independiente buscando su séptima coronación de la historia mientras que Gremio era el campeón vigente.

Se trataba del mejor Gremio de toda la historia hasta ese momento, y luego, sólo es comparable con el equipo de mediados de los 90. Había sido campeón de Brasil en 1981 y subcampeón en 1982, clasificando y ganando la Copa Libertadores 1983 frente a Peñarol, y después se coronó Campeón Mundial en Japón, ganando la Copa Intercontinental frente a Hamburgo de Alemania. Sin dudas de lo mejor del planeta por ese entonces.

Contaba con figuras como el uruguayo Hugo de León en la defensa, jugador de selección, líder e ídolo del equipo. Tarciso, apodado “Flecha Negra”, un delantero emblemático de la institución con más de 700 partidos y superando los 200 goles en 13 años en el club. Renato Gaúcho (también conocido como Renato Portaluppi), famoso hasta hoy en día, extremo derecho que lo ganó todo con el Gremio como jugador, además de ser miembro de la Selección de Brasil en toda la década, participando del Mundial 1990 y ganando la Copa América 1989. Luego se convirtió en DT y mantiene una larga trayectoria, hasta ser hoy en día quien está a cargo del Gremio, ganador de la Copa Libertadores 2017 y de la Recopa 2018 frente al Rojo.

En cuanto a Independiente, el armado del equipo viene desde principios de los 80, encontrando un gran nivel de juego con Nito Veiga como D.T., incluso sin tener a Ricardo Bochini a su disposición por mucho tiempo. Luego de dos Subcampeonatos en 1982 y 1983, el técnico Veiga se tuvo que ir y llega en su lugar José Omar “Pato” Pastoriza, con la necesidad urgente de lograr el título. Se consagra Campeón del Metropolitano 1983, y una vez logrado ese objetivo se dedica de lleno durante 1984 a obtener esta Libertadores.

Con mucho sacrificio cuando hacía falta y un altísimo nivel de juego por muchos momentos, se avanzó fase a fase, incluyendo partidos épicos que hemos repasado y que pocos hinchas olvidan. Se eliminó en la fase de grupos a Estudiantes de La Plata, Olimpia y Sportivo Luqueño, y luego en segunda fase o fase semifinal, a Universidad Católica y Nacional, para así llegar al día de hoy.

En el Estadio Olímpico de Porte Alegre totalmente colmado por más de 75 mil personas, salen a la cancha por Gremio: Joao Marcos; Casemiro Mior, Baidek, Hugo de León y Paulo César en defensa; al medio China, Osvaldo y Luis Carlos Martíns; y adelante Renato Gaúcho, Guilherme (65’ Gilson) y Tarciso, dirigidos por Carlos Fröner, un D.T. de larguísima trayectoria en Brasil. Mientras que el equipo de Pastoriza fue: Carlos Goyén; Néstor Clausen, Hugo Villaverde, Enzo Trossero y Carlos Enrique en la defensa; al medio Ricardo Giusti, Claudio Marangoni, Jorge Burruchaga y Ricardo Bochini; y adelante Sergio Bufarini y Alejandro Barberón (79’ Gerardo Reinoso).

En la previa había mucha confianza en los brasileros, se esperaba que Independiente salga a refugiarse e intentar buscar un empate para llevarse a Avellaneda. La salida del equipo fue recibida con silbatina de las casi 80.000 personas presentes, pero Independiente ni se inmutó, y mucho menos se decidió a especular. Le bastaron 5 minutos de juego en Brasil, sí, apenas ese tiempo para marcar en el campo lo que había ido a hacer. Salió a ganar o ganar, sin otro resultado posible en la mente, presionando y asfixiando al Gremio en la mitad de cancha, apretando y cortándolo en la salida, y tapando al cerebro de ese equipo, el gran uruguayo Hugo De León (quien luego del partido daría su análisis rotundo). Así las cosas, apenas arrancado el partido el Gremio quedó totalmente partido en sus líneas, pasando de presunto dominador a estar totalmente dominado en cada rincón del campo.

Independiente jugó un partido extraordinario, sin fisura de ningún tipo en ninguna línea, ningún jugador, ningún sector, de ahí lo del “partido perfecto”, que se vio reflejado en la prensa del Brasil. Fue para muchos uno de los mejores partidos que jugó el Rojo en su historia, y para la gran mayoría la mejor final de Copa, mostrando una diferencia abismal contra un equipo igual o incluso superior en nivel. Tuvo la posesión de la pelota constantemente hasta que a los 24 minutos, Hugo de León rechaza una pelota y la toma Claudio Marangoni, quien automáticamente se la da a Ricardo Bochini. El “Maestrohizo la pausa y esperó que le pase Jorge Burruchaga como un tren, lo asistió de forma notable con uno de sus pases “bochinezcos” y lo dejó mano a mano para que “Burru”, con su ya notable calidad y poder de definición, se la pique al arquero y sea el 1 a 0.

Se podría imaginar que luego de un arranque a pura presión, logrando el gol de visitante, el Rojo aflojaría su intensidad para refugiarse a bancar el resultado, mientras que Gremio saldría con todo al frente, pero no, bastante lejos de la realidad esa idea totalmente lógica. Lo cierto fue que el local quedó más desorientado, y fue al ataque hasta terminar el primer tiempo teniendo un córner de peligro, un disparo cruzado desde la derecha que tapó Carlos Goyén y un mano a mano que también tapó el arquero, mientras el Rojo no sólo siguió atacando y dominando todo sino que además jugó cada minuto mejor fútbol.

Para el segundo tiempo Gremio, que no podía ni inquietar al Rojo, intentó buscar la habilidad de su puntero derecho Renato para lastimar, pero el “Loco” Carlos Enrique le ganó todas las pelotas y lo anuló completamente, terminando de destruir al equipo brasilero, ya que además las pocas pelotas que hizo llegar al área roja eran dominadas todas por un Carlos Goyén totalmente invulnerable. Así las cosas, la segunda etapa se fue convirtiendo en un baile total, a puro toque, rotación, triangulación, gambetas, llegadas, y todo lo que el buen fútbol requiere.

La superioridad fue tan avasallante y abrumadora que faltando unos diez o quince minutos para el final, se produjo un hecho que carece de precedentes en la historia y que no se ha vuelto a ver hasta hoy en el fútbol sudamericano: aquellas casi 80.000 personas que recibieron a Independiente a pura silbatina al entrar al campo, cambiaron su actitud a fuerza del fútbol que estaban viendo y comenzaron a aplaudir a Independiente. Sí, así como leen, una final de Copa Libertadores entre argentinos y brasileros, y los locales aplaudiendo el juego de los argentinos.

Y ni en esos minutos finales el Rojo perdió concentración, o dominio del juego, ni sintió cansancio, sino más bien que tuvo dos más clarísimas en los pies de Burruchaga, una la tapó el arquero y la otra la salvaron en la línea, hasta que no hubo tiempo para más, y con esa descollante actuación se terminó el juego con el 0 a 1 más mentiroso en la historia roja.

Para tomar dimensión más clara de lo que fue esta final, procedo a darles declaraciones textuales y detalles de la misma:

Bochini: “Cuando empezó el partido nos silbó toda la cancha, pero a diez minutos del final nos aplaudieron 80.000 personas”.

El emblema y figura del Gremio, Hugo De León: “En una acción la tocaron 12 veces y la jugada terminó en el palo. Independiente nos pasó por arriba. Tenía un equipazo y la magia de Bochini”.

Bochini: “Teníamos que haber ganado 5-0. Fue un baile”.

Diario Zero Hora de Porto Alegre: “Independiente dio una cátedra de fútbol”, y ese mismo medio calificó a varios jugadores del Rojo con 10, mientras el resto promediando los 8 o 9 puntos, algo inaudito en un medio del Brasil y unos puntajes que superaron a los que colocó El Gráfico.

El periodista Eduardo Rafael que cubrió el partido para El Gráfico: “Fue una actuación superlativa. Con actuaciones sobresalientes. Tengo años en el fútbol pero pocas veces vi una superioridad tan notoria como esa en una final” y luego siguió: “Fue tal el dominio que los jugadores de Gremio terminaron totalmente desmoralizados, impotentes ante el toque desconcertante, ante ese azote de amagos, frenos y pases al centímetro en el que nadie fallaba. Pudo y debió ser goleada. Terminó en baile. Habría que recorrer décadas hacia atrás para encontrar un parangón a esta actuación. Honestamente no recordamos ninguna”.

Bochini hizo todo: toque pausa y pelotazo. Para los de adelante o los volantes. Fue el mejor Bochini que vimos en años”, aseguró Clarín, quien califico al “Maestrocon un 9, a diferencia de El Gráfico que lo puntuó con 10.

Finalmente, el ideólogo de aquel partido, el ídolo absoluto del club dentro y fuera de la cancha, el D.T. José Omar “Pato” Pastoriza dijo: “Hoy jugamos al fútbol con mayúsculas. Tuvimos facilidad en la llegada, toque, rotación y, como si eso fuera poco, a Bochini, que cuando apareció hizo destrozos”, y concluyó de forma categórica: “Fue el partido perfecto”.

Espero que estos testimonios les sirvan para intentar tomar dimensión de lo acontecido esa noche, porque nunca se vio tal reconocimiento brasilero a un equipo argentino en toda la historia, ni del público a puro aplauso, ni de casos como los extremos elogios de la prensa. Nunca se vio una supremacía tan grande entre argentinos y brasileros en una final de Copa.

Independiente, un 24 de junio de 1984, escribía otro capítulo en su enciclopedia de hazañas, un libro épico completo de epopeyas, que parecen ciencia ficción pero son muestra cabal de la más pura, rica, y gloriosa realidad roja. Claro está que fue la primera final, y restaba el partido en Avellaneda para dar la vuelta Olímpica, vuelta que sólo una tragedia podría negársela a Independiente, tan acostumbrado a ganar cuanta final había disputado.

Aquí les dejo el video resumen de aquel partido:

2001 – Debut de Independiente en la Copa Mercosur 2001, y en condición de local, el Rojo se impone por 2 a 0 frente a Cruzeiro, con los goles de Juan Carlos “Avión” Ramírez a los 40 minutos, y sobre el final, a los 93’, Ariel Montenegro anotó el segundo.

Aquel día el equipo fue: Rocha; Ramírez, Páez, Manrique (78’  Zelaye) y Pernía en defensa; Bustos (69’ Galván), Franco, Ariel Montenegro, y López al medio; Vuoso (75’ González) y Forlán en ataque, con Enzo Trossero como D.T. Mientras que la visita contaba con conocidos y estrellas como Juan Pablo Sorín, Freddy Rincón y Edmundo.

Luego de terminar decimoséptimo en el Clausura 2001, con un desempeño paupérrimo, el equipo iniciaba la competencia oficial del segundo semestre debutando en esta copa internacional. Fue un triunfo justo aunque sufrió bastante, sobre todo por tener dos jugadores más, ya que vieron la roja en la visita Rincón en la primera parte y Edmundo en el complemento. El “Avión” Ramírez abrió el marcador tras una pared con Ariel Montenegro, entró al área y definió bajo y cruzado. Luego no lo pudo definir teniendo dos hombres más, y jugando cada vez peor, hasta que en tiempo de descuento llegó el gol de Ariel Montenegro y no hubo tiempo para más.

Como dato de color, ese día debutó en el Rojo Hernán “Pichi” Franco, jugador llegado desde Talleres y utilizado como volante central, aunque luego sería recordado por retrasarse a la zaga central y jugar con Gabriel Milito en el gran equipo Campeón del Apertura 2002.

Volviendo a la Copa Mercosur, decir que Independiente formaba grupo con Cruzeiro lógicamente, Corinthians y Colo Colo. El Rojo avanzaría de fase a ser segundo en el grupo, pero en cuarto de final fue eliminado categóricamente por Flamengo, siendo una competencia para el olvido, así como todo el año, porque en el Clausura del segundo semestre ocuparía la novena posición.

Colaboración:  Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides

WhatsApp chat