Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 24 de Noviembre

No se puede amar lo que no se conoce. Estas efemérides son parte de la brillante historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda…

1963Independiente como local vence a San Lorenzo por 9 a 1, y de esa forma obtiene el Campeonato de Primera División 1963. Fue en la fecha 26, la última del torneo, jornada a la cual el Rojo llegó como puntero dependiendo de sí mismo. El equipo salió ese día a la cancha con: Osvaldo Toriani; Roberto Ferreiro, Rubén Navarro, Jorge Maldonado y Tomás Rolan; Osvaldo Mura, José Paflik y Raúl Savoy; Raúl Bernao, Jorge Vázquez y Mario Rodríguez, con Manuel Giúdice como D.T.  La visita presentó a: Irusta; Páez, Mariotti, Albrecht y Ruiz; Rossi y Telch; Facundo, Zárate, Veira y Casa, Con el D.T.  José Barreiro.

Se arrancó mal ya que Héctor “El Bambino” Veira abrió el marcador para San Lorenzo a los 18 minutos, y algunos minutos después se iría lesionado tras una falta de Rubén Navarro. Así San Lorenzo se quedó con 10, ya que recordemos que por aquel entonces no se podía hacer sustituciones de jugadores de campo. A los 30’ Raúl Savoy marca el empate luego de una gran jugada de Osvaldo Mura, y a los 44’  el mismo Savoy pone el 2 a 1 mediante un penal, cometido por Rafael Albrecht a Tomás Rolan.

Los jugadores de San Lorenzo consideraron injusta la sanción, y la protesta de Albrecht terminó en expulsión, dejando a su equipo con 9. A todo eso ocurrido durante la primera etapa, hay que agregarle un penal que Rubén Navarro cometió sobre Victorio Casa y no fue sancionado, sumado a una gran cantidad de faltas muy duras que hicieron ambos equipos, por lo cual el partido ya se le había ido de las manos al árbitro Manuel Velarde.

En el segundo tiempo se lesiona Roberto Telch tras una falta de Tomás Rolan, y los 65’  Raúl Bernao marca el 3 a 1. Un minuto después ve la tarjeta roja Raúl Páez, para dejar a su equipo con 8 jugadores. A partir de ese momento San Lorenzo se entregó, dejó de correr y protagonizó una verdadera vergüenza. Fue todo un gran picnic del Rojo, a los 74’ Savoy otro gol, a los 75’ Jorge Vázquez, a los 80’ Mario Rodríguez, a los 83’ otro de Bernao, y los 86’ el cuarto gol de Savoy para el 8 a 1.

Si ya era todo un papelón y un bochorno, el noveno gol sirvió de frutilla al postre, porque lo convirtió Oscar “Coco” Rossi en contra, pateando desde más de 30 metros hacia su propio arco adrede, mientras que el arquero de manos cruzadas la dejó pasar al gol. Así fue la manera lamentable que usó San Lorenzo como protesta por el arbitraje.

Fue la máxima goleada de Independiente a San Lorenzo en la historia, fue también de los bochornos más grandes del equipo Santo en su historia. Además, lógicamente, fue un cierre de torneo escandaloso, con un muy mal arbitraje con el cual se intentó empañar el título logrado por el Rojo, aunque es sabido que San Lorenzo jugó incentivado ese día.

La cuestión es que Independiente fue campeón con una muy buena campaña, dejando a River segundo a solamente 2 puntos, 2 unidades que hubiese podido conseguir por sí mismo la fecha anterior para igualar a Independiente, si no hubiese perdido en su propio estadio el clásico contra Boca.

Aquel Independiente campeón fue un equipo armado con la aparición de jóvenes de la cantera, por ejemplo el que sería el mejor arquero en la historia del club, Miguel “Pepé” Santoro, que recién surgía, pero ya comenzaba a adueñarse del arco en reemplazando a Osvaldo Toriani. Otros dos fueron Osvaldo Mura y Raúl Bernao, sumado a los que ya venían como Rubén Marino “Hacha Brava” Navarro, Roberto “Pipo” Ferreiro, Jorge “Chivita” Maldonado y Tomás Rolan, más las incorporaciones de la dupla Mario Rodríguez y Raúl Savoy, provenientes de Chacarita donde ya habían maravillado. Todo ello en conjunto hizo que Independiente formara un grupo realmente poderoso.

En cuanto al mandato desde el banco de suplentes, el técnico comenzó siendo Armando Renganeschi, y permaneció hasta la fecha 17 cuando el equipo es derrotado en el clásico frente a Racing. Allí se produce el cambio llegando Manuel Giúdice, y con él frente del equipo ya no se conocería la derrota en el resto del torneo, convirtiéndose en el récord de partidos invictos en la historia del club para un D.T.  desde su debut (habrá efeméride al respecto, sobre todo para aclarar el error de muchos medios al otorgarle absurdamente ese record a Ariel Holan).

Pasando en limpio el equipo, se usaron tres arqueros, en orden fueron Miguel Santoro, Hugo Trucchia y Osvaldo Toriani. En defensa Roberto Ferreiro (el único que disputó los 26 partidos), Rubén Navarro y Tomás Rolan, junto a Raúl Decaria. En el medio para defender jugaban Jorge Maldonado o José Paflik, y para atacar Osvaldo Mura a la derecha y Raúl Savoy a la izquierda. Más arriba aún lo hacían Marcos Conigliaro, Jorge Vázquez y Mario Rodríguez, aunque actuaron también Raúl Bernao y Beny Guagliardi. Con menos de diez encuentros disputados estuvieron Héctor Zerrillo y Raúl Salvio en defensa, “Vicentito” De la Mata y Agostino Zeola al medio, Rubén Bequi, Paulo Berg y Luis Suárez arriba.

A falta de 3 fechas para el final del torneo, Independiente venía de atrás y enfrentaba al puntero River, que marchaba dos unidades arriba. El Rojo logra una gran victoria 2 a 1 con goles de “Mariulo” Rodríguez y alcanzó la punta. En la anteúltima vence 3 a 0 a Argentinos Juniors (Bernao, Mura y Savoy) y en la última jornada la victoria descripta sobre San Lorenzo para coronarse.

Los números de aquel torneo fueron: 26 partidos con 14 triunfos, 9 empates y 3 derrotas, logrando 37 puntos y dejando a River segundo con 35. Independiente tuvo el mejor ataque con 53 goles, con Mario Rodríguez como máximo anotador del equipo con 16, seguido con 9 con Savoy. Además de los delanteros, la defensa fue clave como lo venía siendo desde 1960, recibiendo solo 25 goles en contra. Por otra parte, al ser campeón el equipo clasificaba a la Copa de Campeones de América 1964 (hoy llamada Copa Libertadores), para dar inicio a la leyenda del Rey de Copas, por lo cual Independiente debe agradecerle a San Lorenzo por no haber intentado lo que sí intentó el Rojo en 1978, y me refiero a salir Campeón remontando el encuentro con 8 jugadores.

Por último, como detalle pero de enorme importancia en la historia del club, es necesario decir que a partir del partido con San Lorenzo se idea el saludo emblema de Independiente, el entrar caminando lento y levantar los brazos hacia todos los sectores del estadio. Dicho saludo fue ideado por Manuel González García, preparador físico e integrante del cuerpo técnico de Manuel Giúdice, siendo apoyado y aceptado por la plana mayor del plantel, cuyos nombres más representativos eran Rubén Navarro y Jorge Maldonado. Éste último fue el primer capitán del equipo en realizarlo.

El objetivo del mismo era levantar las manos abiertas y mostrarlas limpias, como forma de responder a las durísimas críticas recibidas por el periodismo luego del partido, críticas sin fundamentos lógicos ya que es un mito lo de la fractura de Héctor Veira. Todo ello declarado por el mismo Veira, quien jamás habló de mala intención por parte de Navarro. En el partido San Lorenzo pegó muchísimo, e incluso según las crónicas fue quien empezó a poner la pierna fuerte en el encuentro, y también es cierto que Rolan debió ser expulsado, siendo innegable el mal arbitraje pero injustificable el papelón que decidió hacer la visita.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

1974Independiente disputa la primera final de la Copa Interamericana 1974, buscando ser bicampeón al llegar como ganador de la edición anterior, cuando venció a Olimpia de Honduras. Aclaremos que dicha copa la jugaba por ser Campeón de la Copa Libertadores.

Para esta final también tocó un rival de América Central, y fue el Municipal de Guatemala, equipo que ganó la Liga de Campeones de la Concacaf.  El escenario de la disputa fue el Estadio Mateo Flores de Guatemala, y ese día el equipo local formó con: Fernández, Oliva, Carlos Monterroso, Lijón, Melgar (Girón), Pérez, Benjamín Monterroso, Benítez, Mitrovich (Carías), Cobián y Anderson. Mientras que el D.T. Roberto “Pipo” Ferreiro presentó a los siguientes once para el Rojo: Carlos Gay; Eduardo Commisso, Miguel Ángel López, Francisco y Ricardo Pavoni; Rubén Galván (Alejandro Semenewicz), Miguel Ángel Raimondo y Hugo Saggioratto; Agustín Balbuena, Ricardo Bochini y Daniel Bertoni.

A los 15 minutos se dio la apertura del marcador, cuando Ricardo Bochini realizó una buena jugada en la que ingresó al área, eludió a Oliva y venció al arquero Fernández. El gol tempranero tal vez hizo pensar en que se venía una goleada, puesto que los equipos sudamericanos eran, y son, superiores a los del fútbol centroamericano, pero Municipal mostró estar a la altura de las circunstancias, y fue victoria del Rojo solo por la mínima con ese gol del “Maestro”. 

Tan sólo dos días después se jugaría la segunda final, en el mismo escenario, ya que una vez más como en 1973, Independiente resignó la localía. Por lo tanto, en 48 horas les cuento lo que sucedió.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

2002Independiente en condición de local, recibe a Boca y empata 1 a 1, con gol de Guillermo Barros Schelotto para la visita a los 38 minutos, y de Lucas Andrés Pusineri a los 86’, en lo que fue uno de los goles más gritados del siglo por los hinchas del Rojo.

Y no fue ese el empate lo que festejó la gente, sino que ya todos se sintieron Campeón del Apertura 2002, porque aunque restaba una fecha más el Rojo mantenía la diferencia de 3 puntos sobre el segundo (el mismo Boca), y sabía que dependía de sí mismo para coronarse (incluso perdiendo podía llegar a ser campeón).

Un partido inolvidable para el hincha, de donde voy a rescatar dos situaciones claves de una misma jugada. La primera se resume en la frase: “Pero cuando empuja Milito, Independiente quiere”, porque “El Mariscal” fue el emblema, capitán, caudillo y líder de ese equipo ganador, siendo de lo más regular en el torneo y la figura absoluta del partido que estoy recordando, con un nivel incluso por encima del que ya todos le conocían, nivel que lo llevó a Europa para hacer una maravillosa carrera, nivel que lo coronó como el mejor futbolista del año en el país y como integrante del equipo ideal de América.

La frase hace referencia al inicio de la jugada del gol aquel día, una maniobra que muestra de lo que era capaz Gabriel Milito y a lo que jugaba ese Independiente. “El Mariscal” salió con pelota dominada y la cabeza levantada desde campo propio, con el único objetivo de atacar a pesar de ser el central izquierdo, y así fue como se internó en campo rival hasta el límite del área grande para abrirle la pelota a Emanuel Rivas.

La otra clave, es sin dudas, la terminación de la jugada a cargo de “San Lucas” Pusineri. Milito se la entrega a Rivas, quien apenas la para,  lanza el centro alto al corazón del área, adelante del punto penal, y es allí donde Lucas saltó más alto que su marcador Diego Crosa (el cual saltó para la foto nada más, y el mismo que años después quedaría en ridículo frente al “Kun” Sergio Agüero), para conectar de cabeza y dejar plantado al arquero. Iban86 minutos y se desató una locura como hacía mucho tiempo no pasaba en la Doble Visera, incluso muchos hinchas dicen que fue el gol más festejado de los últimos tiempos.

No quedó tiempo para más, finalizó el encuentro y el Rojo quedó con el torneo a su merced. Aquel día los 11 del equipo fueron: Leonardo Díaz; Juan Serrizuela, Hernán Franco, Gabriel Milito y Juan Eluchans (83’ Christian Gómez); Lucas Pusineri, Diego Castagno Suárez y Pablo Guiñazú (74’  Leonel Ríos); Daniel Montenegro (68’  Emanuel Rivas) con Federico Insúa; y Néstor Silvera, lógicamente con Américo “Tolo” Gallego como D.T.  Mientras que Boca lo hizo con: Abbondanzieri; Burdisso, Schiavi y Crossa; Donnet, Cascini, Battaglia y Rodríguez; Barros Schelotto, Tévez y Delgado, dirigidos por Óscar Tavárez.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

Dejo dos videos:                                                         

El primero con un resumen completo de lo que fue el partido.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR-1.jpg

Y el segundo donde solamente se encuentra el gol descripto:

Colaboración:  Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides

WhatsApp chat